8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 24 de agosto de 2016, 15:13

Una expedición navegará en una balsa de juncos para unir a Chile con Australia

La Paz, 24 ago (EFE).- Una balsa de juncos que se construye en Bolivia surcará en el primer semestre del 2017 el océano Pacífico con el objetivo de recorrer en la expedición Viracocha III las casi diez mil millas náuticas que separan a Chile de Australia.

El aventurero estadounidense Phil Buck dijo hoy a Efe que con la travesía quiere demostrar que es posible viajar esa distancia con la balsa que construyen indígenas aimaras en La Paz, usando la planta denominada "totora" que nace en el lago Titicaca.

"Nunca se hizo una travesía con una balsa de totora de tan grandes distancias", apuntó Buck, mientras cuidaba en una plaza de un populoso barrio paceño los juncos usados para la embarcación.

Está previsto que la balsa zarpe, entre enero y febrero, del puerto chileno de Arica rumbo a Sidney con una tripulación multinacional conformada por diez personas, explicó.

El casco de la balsa está siendo construido por diez hombres y el resto será completado por Buck y su equipo de ayudantes en Arica, donde se emplearán únicamente materiales naturales.

Buck reconoció que la travesía presenta "muchos peligros", aunque el mayor riesgo está en colisionar durante la noche con barcos.

El costo de la expedición ronda los 250 mil dólares y cuenta con el apoyo financiero de entidades de Estados Unidos, Europa y el canal estatal de Bolivia -Bolivia TV-, que realizará un documental con las tres expediciones dirigidas por Buck.

Buck organizó la primera expedición en el año 2000 entre Arica y la Isla de Pascua y la segunda en 2003 con el objetivo de unir Viña del Mar con Australia, pero la nave también se quedó en la Isla de Pascua, sin poder continuar la aventura.

La expedición de Buck tiene el mismo sentido que las travesías del noruego Thor Heyerdahl y el español Kitín Muñoz, que intentaron probar que hubo contacto entre los pueblos antiguos de América y Asia, a través del Pacífico, usando los mismos barcos de totora.

Esas embarcaciones son construidas por los aimaras del lago Titicaca, compartido por Bolivia y Perú.