10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 10 de noviembre de 2016, 05:15

Rosberg intentará aprovechar en Sao Paulo su segunda 'bola de título'

Madrid, 10 nov (EFE).- El alemán Nico Rosberg (Mercedes) intentará aprovechar su segunda 'bola de título' para anotarse este fin de semana en Sao Paulo, sede del Gran Premio de Brasil, el Mundial de Fórmula Uno, que lidera, a falta de dos carreras, con 349 puntos, diecinueve más que su compañero y rival inglés Lewis Hamilton.

Rosberg será matemáticamente campeón del mundial más largo de la historia si gana este domingo en Interlagos la penúltima carrera del certamen; aunque al alemán, nueve veces vencedor este año, le basta ser segundo si Hamilton -ocho veces triunfal en 2016- no pasa del cuarto puesto; tercero, siempre y cuando Lewis quede por debajo del quinto; o incluso sexto, si el inglés no acabase la carrera.

De lograrlo, sería el tercer ganador alemán, tras Michael Schumacher, séptuple campeón del mundo (1994-95, con Benetton; y 2000-04, con Ferrari) y de Sebastian Vettel, que encabezó el cuatrienio glorioso de Red Bull entre 2010 y 2013.

Emularía a su padre, Keke Rosberg, primer finlandés en ganar el Mundial (en 1982, con Williams); y se convertiría en el segundo hijo de campeón en capturar el título, después del inglés Damon Hill, que copió en 1996 -también con Williams- a su progenitor, Graham, que se coronó en 1962 con BRM y seis años después con un Lotus.

En caso de que Nico no capturase la corona en la pista paulista -de 4.309 metros, a la que el domingo está previsto que se den 71 vueltas, para completar los 306 kilómetros de la vigésima carrera del año-, ambos se jugarán el título dentro de dos semanas en el cierre de Yas Marina, en Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos.

Un circuito en el que los dos pilotos del equipo de Brackley ya se jugaron el título hace dos años, cuando se decidió a favor del triple campeón mundial inglés la primera de las hasta ahora tres ediciones de la 'Fórmula Mercedes'.

La escudería alemana ya se aseguró de forma matemática su tercer título de constructores seguido hace un mes, en Suzuka (Japón), en un Mundial en el que las 'flechas de plata' sólo han cedido dos victorias. Ambas, a los pilotos de Red Bull: el holandés Max Verstappen, que se convirtió en el más joven ganador de la historia de la F1 al ganar en Montmeló (Barcelona) el Gran Premio de España; y su compañero australiano Daniel Ricciardo, vencedor en Sepang (Malasia).

Ricciardo (242 puntos) ya tiene asegurado el tercer puesto final, así que tanto en Brasil, como en Abu Dabi, los dos pilotos de Ferrari, Vettel -que perdió los nervios y fue sancionado en México, donde Hamilton relegó al segundo puesto a Rosberg- y el finés Kimi Raikkonen, intentarán que no les sobrepase Verstappen (177), sexto en el certamen, a un punto del anterior y a diez del alemán.

En Brasil podrá despedirse ante su afición Felipe Massa (Williams), que se retira al final de esta temporada, tras 14 temporadas en la categoría reina del automovilismo.

Massa, de 35 años, pasó la mitad de sus ocho campañas (2006-2013) en Ferrari como compañero del doble campeón mundial español Fernando Alonso (2005 y 2006, con Renault), ahora en McLaren y décimo en el Mundial, con 52 puntos: uno más que el paulista y un puesto por delante de él en el certamen.

Alonso intentará mejorar su decimotercer puesto de hace dos fines de semana en México en una pista que, sobre el papel, no le debería ir del todo bien a McLaren. Escudería con la que Hamilton -que nunca ha ganado en Brasil- festejó en Interlagos su primer título, en 2008. El que se le escapó a Massa en la última curva.

No sólo se decidió el Mundial en Sao Paulo ese año. También los tres anteriores: el genial piloto asturiano festejó sus títulos en Sao Paulo, justo antes de que en 2007 Raikkonen se convirtiera en el hasta ahora último campeón de Ferrari. En 2009 el inglés Jenson Button -compañero de Alonso en McLaren- logró el título, con Brawn; y en 2012 Vettel se anotó el campeonato, en detrimento del español.

Su compatriota Carlos Sainz (Toro Rosso), duodécimo en el Mundial, con 38 puntos, que, después de acabar sexto en Austin (Estados Unidos), justo por detrás de Fernando, tampoco puntuó en México, buscará entrar de nuevo en los puntos en Brasil. Donde, en seco, se rodará con neumáticos de compuestos duro, medio y blando.

El mexicano Sergio Pérez (Force India), séptimo en el Mundial, con idéntico número de puntos (85) que Valtteri Bottas (Williams), intentará mantener esa plaza en dura pugna con el finlandés.

Una lucha que se traslada al mundial de constructores, en el que la escudería del bravo piloto tapatío es cuarta y aventaja -con 145- en sólo nueve puntos a la de Sir Frank.

El otro mexicano en pista, Esteban Gutiérrez (Haas) a quien también le quedará la oportunidad de Abu Dabi, el último fin de semana de este mes, intentará inaugurar su casillero de puntos. En un Gran Premio en el que se empezará a rodar, en sentido inverso al movimiento del reloj, este viernes, cuando se disputen los entrenamientos libres.

Ensayos que se completarán el sábado antes de la calificación, a las cinco de la tarde en horario central europeo (16:00 GMT), que ordenará la parrilla de salida de la carrera dominical, a la misma hora.