2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 22 de noviembre de 2016, 14:13

La salida de EE.UU. del TPP es "una oportunidad perdida", según el Gobierno de Obama

Washington, 22 nov (EFE).- El anuncio del presidente electo de EE.UU., Donald Trump, de retirar al país del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) es "trágico", ya que supone "una oportunidad perdida" y tendrá "efectos negativos", aseguró hoy el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

"Es una verdadera pena. Es trágico y profundamente desalentador, ver cómo se da marcha atrás a estas políticas", indicó Earnest en su rueda de prensa diaria.

El portavoz de la Casa Blanca comentaba así el anuncio de Trump en un vídeo la noche de este lunes en el que aseguraba su intención de salir del TTP el primer día que asuma la Presidencia.

"Es una oportunidad perdida para EE.UU., ya que otros países han mostrado su interés en continuar sin nosotros. Lo que va a suponer que nuestras empresas y trabajadores perderán acceso a numerosos mercados", agregó Earnest.

Asimismo, lamentó que la salida de Washington supone una puerta abierta para que China, que no estaba en el TPP, trate de negociar su propio acuerdo comercial.

"China ahora mismo está aprovechando el momento para avanzar" su propio pacto, apuntó Earnest.

En su vídeo, de apenas dos minutos de duración, el presidente electo que tomará posesión el próximo 20 de enero, afirmó que emitirá una "notificación de intención para retirarnos del TPP, que es un desastre potencial para nuestro país".

Durante toda la campaña electoral, Trump ha criticado el acuerdo de EE.UU. junto con otros 11 países de la cuenca del Pacífico al señalar que supondría eliminar empleos internamente y exportarlos a otros países.

El TPP, cuya negociación llevó más de seis años y se firmó a comienzos de 2016, debía ser ratificado aún por el Congreso de EE.UU., algo que los líderes legislativos ya han dicho que no someterán a votación antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

La retirada supone un duro golpe al legado del presidente Barack Obama, que había situado al TPP como uno de sus principales elementos de su intento de trasladar el foco de la política internacional de EE.UU. hacia la región asiática.

El TPP está integrado desde el año pasado por Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, cuya economías agrupaban al 40 % del producto interior bruto (PIB) global.