16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
27°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 30 de abril de 2017, 09:07

Argelia cierra la campaña electoral entre el temor a una gran abstención

Argel, 30 abr (EFE).- La campaña electoral para las legislativas concluye hoy en Argelia en medio de la apatía general y los esfuerzos del gobierno para tratar de movilizar a los votantes ante la debacle en términos de imagen que supondría la alta abstención que se espera.

Tres semanas de discursos, mítines y encuentros de proximidad en los barrios caracterizados por la falta de ilusión, sobre todo de los jóvenes, que dicen haber perdido la confianza en los políticos y que se quejan de que el resultado final ya es de sobra conocido.

Todo apunta a que el Frente de Liberación Nacional (FLN), partido único hasta 1989, volverá a alzarse con una victoria aplastante, a gran distancia tanto de la oposición oficialista como del resto de partidos.

La formación que lidera el presidente del país, Abdelaziz Bouteflika, ha ganado todos los comicios celebrados en Argelia desde la independencia en 1962 y en la actualidad domina la Cámara con 220 diputados de los 462 que la componen.

En segundo lugar se sitúa la Agrupación Nacional Democrática (RND), que inspira el ex primer ministro y jefe de campaña de Bouteflika en las últimas presidenciales, Ahmad Ouyahia, con 64 escaños.

Frente a la apatía popular, los candidatos se han sumado a la posición oficial de presentar estos comicios como la confirmación de la reforma constitucional aprobada en febrero de 2016, y asidos a este gancho han apelado a una participación masiva que pueda presentarse como respaldo popular.

"La gente está movilizada. Esperamos que sean numerosos el 4 de mayo y que se construyan así nuevas instituciones fuertes que permitan continuar con el desarrollo y crear estabilidad y paz", dijo a Efe Sid Ahmed Ferruji, cabeza de lista del FLN en Argel.

La base electoral de este partido son los funcionarios públicos, que se benefician de un sistema de tinte socialista sustentado en las subvenciones estatales en el que el estado es el primer empleador, y las clases más populares.

"Yo voy votar al FLN porque simplemente es el único partido que me convence, es un partido histórico que nos ha traído la independencia y ahora gracias al FLN, que es el partido de nuestro presidente, vivimos seguros", dijo a Efe Mohamed Buruina, un funcionario público y militante el partido.

En Argel, miles de personas asistieron el viernes al mitin del secretario general, Yamel Uld Abbes, aunque muchos de ellos confesaron a Efe que el FLN ofrecía algo a cambio de su voto.

"Nada va cambiar, estoy aquí porque el FLN nos ha comprado", dijo a Efe un joven que no quiso revelar su identidad. A su lado una anciana procedente de la localidad de Azazga, en Tizi Uzu (Cabilia), lo tenía igualmente claro.

"Viva el FLN, viva Bouteflika, estoy con este partido porque tiene el dinero y nos da de comer", dijo alegre la anciana, que se había levantado antes del amanecer para asistir al acto electoral en Argel.

El RND prefirió clausurar su campaña en las ciudades de Medea y Blida, vecinas a Argel, mientras que el Movimiento Popular Argelino (MPA), que organizó gran parte de la campaña del mandatario durante la últimas presidenciales, optó por terminarla en Argel.

En este ambiente, solo la polémica sobre la aparición de carteles electorales con candidatas sin rostro ha puesto algo de interés a una campaña que ha tocado la crisis económica que desde hace tres años sufre el país y eludido problemas como la salud del presidente o los rumores sobre su sucesión.

El debate sobre las llamadas "candidatas fantasma" ha destapado otro de los problemas que se proyectan en el país: el de la creciente islamización, sobre todo en las áreas rurales y alejadas de la capital, aunque tampoco parece haber servido para movilizar a los electores.

"Antes solía votar el Frente de las Fuerzas Socialistas (FFS), pero desde la muerte de Hocine Ait Ahmed ha muerto (también) la política opositora, ningún partido me motiva", opinó Sadia, una mujer de 67 años.

Ante esta situación, que preocupa entre los políticos, Bouteflika envió ayer un mensaje a la nación a través de una de sus ministras, en el que animó a los 23.251.503 argelinos censados a acudir de forma masiva a las urnas.

Las legislativas representan "la estabilidad política e institucional de Argelia", aseguró el mandatario antes de insistir en que la nueva asamblea "tendrá la noble misión de continuar la aplicación de las disposiciones importantes derivadas de la reforma constitucional.

Un mensaje cuyo objetivo último era que la participación se parezca más a la de 2012, fecha en la que registró un 43,14 por ciento, que a la de 2007, cuando solo votó un 36 por ciento del electorado, el dato más bajo desde la independencia.

Por Nacera Ouabou