Nacionales

Walter Bower: "Soy víctima de una persecución política"

El ex ministro del Interior Walter Bower afirmó este lunes ser víctima de una persecución política por el proceso penal que enfrenta desde hace 18 años. El mismo fue denunciado por policías por supuestos casos de tortura tras el intento de golpe de Estado al ex presidente Luis González Macchi.

Antes de ingresar a su audiencia preliminar, Bower dijo desconocer el extravío de pruebas y evidencias que tienen relación con el caso investigado. El ex ministro del Interior alegó que esto es una manipulación del fiscal de la causa, Fabián Centurión.

“Desconozco cualquier extravío. Es una manipulación aviesa, una actitud negligente del fiscal. Soy víctima de una persecución política disfrazada de justicia”, expresó a los medios de prensa.

El fiscal Fabián Centurión informó que se extravió el cuaderno de novedades de la Armada. Esa evidencia fue fundamental para la imputación contra Bower.

También se perdieron los diagnósticos médicos de los comisarios Alfredo Cáceres y Jorge López, tras las torturas, pruebas por demás importantes, además de varias filmaciones que estaban en custodia del Ministerio Público.

Lea más: Prueba clave contra Bower se habría perdido hace 15 años

Para Bower, el proceso que afronta es una lucha constante entre el bien y el mal, y considera que la justicia llegará para aquellos que arruinaron su carrera.

“En el mejor sentido del término les digo que van a pagar, porque Dios tiene su tiempo y la justicia llega”, sentenció sobre el punto.

El ex secretario de Estado fue denunciado por los policías Alfredo Cáceres y Jorge López, en mayo del 2000, por tortura y lesión corporal en el ejercicio de funciones públicas y coacción.

Cáceres recordó este domingo, durante una entrevista en el programa La Lupa, que pasó tres días encerrado en una sala vacía, del 19 al 21 de mayo del 2000. Fue justo después del intento de golpe al ex presidente Luis González Macchi.

Narró que, durante el encierro, le ataron las manos hacia atrás con una soga. Lo pusieron contra la pared. Con un pedazo de colchón le cubrieron los ojos y empezaron a vendarlo con cinta de embalaje.

En el caso también están procesados por los mismos delitos los agentes Merardo Palacios Melgarejo, Juan Basilio Pavón Rojas (fallecido) y Osvaldo Javier Vera Espínola.

Dejá tu comentario