Mundo

Vuelven las protestas y las ollas populares en Argentina

 

Organizaciones sociales de izquierda argentinas afrontaron ayer un nuevo día de protestas en la calle por el empeoramiento de la crisis económica en el país, con ollas populares en el centro de Buenos Aires y la intención de acampar en la avenida 9 de Julio, arteria principal de la capital.

Los manifestantes tienen entre sus reclamos el aumento de los salarios y la creación de puestos de trabajo, así como medidas de emergencia para que la crisis no la pague el pueblo trabajador como la ley de emergencia alimentaria, indicaron las agrupaciones convocantes de la primera de las acciones programadas. Otras organizaciones como Barrios de Pie y el Polo Obrero tienen previsto acampar en la avenida 9 de Julio durante 48 horas, en una acción similar a la que realizaron la semana pasada en el mismo lugar, aunque en esa ocasión el acampe fue de 24 horas en las que los manifestantes cortaron la avenida.

EMERGENCIA. Desde hace varios días se suceden las manifestaciones –algunas con ollas populares, como se conoce a la entrega de comida en la vía pública por parte de organizaciones sociales– que tienen entre sus consignas la implementación de una ley de emergencia alimentaria, propuesta por la oposición y que el presidente Mauricio Macri accedió ayer a debatir. “Si (los legisladores) quieren cambiar y ampliar el proyecto, estaremos disponibles”, dijo Macri sobre el proyecto, que se tratará hoy en el Congreso sobre una ley ya existente.

En los últimos 12 meses, la inflación fue del 54,4% –dato oficial de julio–, y aunque la tendencia era de desaceleración hasta julio, lo ocurrido durante el agosto negro se reflejará de manera negativa en el dato de inflación de ese mes, que se difundirá hoy.

“En un contexto en donde la inflación y el aumento de los alimentos suben a ritmos acelerados, el salario de los sectores más desfavorecidos se mantiene en 7.500 pesos (133 dólares). Nadie vive con 7.500 pesos”, afirmaron las organizaciones sociales que realizan ollas populares en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Gobierno argentino.

Para ellos, los aumentos del salario mínimo propuestos por el Ejecutivo de Macri son insuficientes. El presidente dijo que la subida del salario mínimo iba a impactar en 4 millones de argentinos, pero para las agrupaciones de izquierda se trata de unos miserables 1.000 pesos (17,83 dólares) en dos tandas.

Estas protestas tienen lugar a poco más de un mes para las presidenciales, en las que Macri tiene complicado conseguir la reelección, ya que si se repiten los resultados de las primarias será presidente Alberto Fernández.

Dejá tu comentario