Nacionales

Violento asalto con toma de rehenes, en Juan de Mena

Una pareja de septuagenarios fue víctima de un violento asalto con toma de rehenes en su propia casa, ubicada en la localidad de Juan de Mena, Departamento de Cordillera. Los delincuentes se llevaron más de G. 45 millones en efectivo.

Siendo aproximadamente las 19.30 del domingo, cinco hombres vestidos con ropa de camuflaje ingresaron al establecimiento ganadero Las Mercedes, propiedad de Félix Ramón Brítez (72) y Febrezvinda Añazco Brítez (71), ubicado en la localidad de Juan de Mena, del Departamento de Cordillera.

En compañía de la pareja septuagenaria estaba el capataz de la estancia, Juan Alberto Acosta, quien fue maniatado y retenido por los desconocidos.

Según informó la Policía Nacional, los ladrones, en todo momento, exigieron a las víctimas que entreguen el dinero de una reciente venta de ganado.

Los delincuentes se llevaron G. 30 millones, más USD 2.500, todo en efectivo, así como también joyas y la camioneta de Félix Brítez, en la que se dieron a la fuga.

La familia y el trabajador vivieron casi tres horas de terror. Fueron maniatados, golpeados y encerrados en la habitación principal de la casa.

Otras dos personas: un vecino que llegó a la estancia a entregar un caballo que había pedido prestado y otro hombre que estaba en una motocicleta, también fueron tomados como rehenes.

La cocinera de la vivienda, cuya identidad aún se desconoce, según el reporte policial, fue la que dio aviso a los agentes, después de haber estado retenida hasta las 23.30 del domingo.

El estanciero contó a NoticiasPy que la mujer fue alzada por los asaltantes a la camioneta durante la huida. "A ella le encontraron por el camino. Estaba viniendo caminando. Ahí le alzaron y la llevaron", dijo. La mujer fue liberada en la ciudad de Coronel Oviedo.

Añazco relató que lograron pedir ayuda a los uniformados, cuando lograron desamarrarse, y que a los atacantes se les pasó quitarle el celular al capataz.

Asaltantes golpearon a las víctimas

En los rostros de la pareja se evidencia la violencia con la que fueron atacados. “Me ataron muy fuerte, y les pedí que me aflojaran más. Ahí uno de ellos me dio un puñetazo porque demasiado me plagueo”, lamentó.

A don Félix lo golpearon para ingresar. Los desconocidos aprovecharon que este descendió de su rodado para abrir el portón e ingresar a la estancia. "Ahí no les vi, sentí nomás ya un golpe y después me llevaron hasta la casa", describió.

Mencionó que el capataz también fue golpeado fuertemente y le causaron heridas de mayor gravedad en la cabeza. También relató que los delincuentes, antes de huir, se quedaron a cenar y tomar cerveza en el sitio.

La Policía investiga si la información que tenían los delincuentes salió del círculo íntimo o de confianza de la familia.

Dejá tu comentario