Violencia en México alcanza extremo con matanza de familia

19:42 | La violencia del crimen organizado en México alcanzó hoy un nuevo extremo de crueldad cuando un comando armado asesinó a once miembros de una familia de policías en el este de México, incluidos niños que se ocultaban debajo de sus camas, y a un humilde vendedor de frutas que pasaba por el lugar.

Villahermosa (México), EFE

Kristian Cerino

Entre los muertos se cuentan cinco adultos (dos hombres y tres mujeres) y siete menores con edades de entre dos y 17 años, cuyos cadáveres fueron hallados anoche por las autoridades en la comunidad rural de Monte Largo, en el municipio de Macuspana, una población localizada a 52 kilómetros de Villahermosa, capital de Tabasco.

Un grupo de aproximadamente diez sicarios llegó a bordo de tres camionetas a las humildes viviendas construidas con paredes metálicas, en una de las cuales vivía Carlos Reyes López, un comandante de la Procuraduría General de Justicia de Tabasco (PGJT, fiscalía local), quien fue asesinado junto con su esposa y tres hijos.

Según fuentes de la fiscalía de Tabasco, Reyes pertenecía al llamado Grupo Modelo, una fuerza integrada por agentes de alto rango dedicada a la investigación de casos de secuestro y de delincuencia organizada.

El agente participó recientemente en la captura de un grupo de sicarios dedicados al secuestro, extorsión y asesinato de empresarios, ganaderos y políticos.

Por esta razón, las autoridades consideran que se puede tratar de una venganza por parte del crimen organizado que opera en la región.

En los hechos resultaron además dos personas heridas, entre ellas Celedonio Reyes López, otro agente policíaco, hermano del comandante asesinado.

Un policía municipal de Macuspana, quien pidió el anonimato, dijo a Efe que el asesinato de las doce personas es el "peor" que ha visto en Tabasco.

"No hubo piedad, asesinaron a niños y a mujeres; lo hicieron sin piedad", insistió.

De acuerdo con la declaración de algunos testigos, al menos 10 hombres encapuchados y empuñando armas largas irrumpieron en la comunidad rural de Monte Largo.

Según la Policía Estatal, para no dejar testigos los sicarios se introdujeron en las tres viviendas y asesinaron metódicamente a todas las personas que encontraron a su paso.

La prensa local difundió hoy imágenes de la masacre, en algunas de las cuales se ven los cuerpos sin vida de varios menores derribados sobre una cama, y de dos niños que fueron asesinados con tiros en la cabeza cuando se ocultaban debajo de una cama.

Otros más murieron a las afueras de las viviendas, debajo de los árboles, y uno subido en una camioneta cuando pretendía huir de los atacantes.

Entre los fallecidos se encuentra también un humilde vendedor de frutas que pasaba por el lugar.

Una hermana de Reyes López, que durante la matanza perdió a su hijo de dos años, condenó la muerte de toda su familia.

"A todos los mataron, a mi hijo, a mi hermano, a mi mamá, no se vale", dijo entre sollozos en declaraciones a la prensa.

Señaló que sus hermanos "siempre han sido policías" y que lo único que han hecho "es cumplir con su deber".

La zona del crimen fue acordonada por soldados del Ejército mexicano y policías federales.

El procurador de Justicia de Tabasco, Rafael González, aseguró hoy que los horribles crímenes "no quedarán impunes", aunque de momento las autoridades no han logrado la captura de ningún sospechoso.

En la comunidad de Monte Largo murieron Carlos Reyes López, de 39 años; Hilda López Pérez, de 67 años; María Guadalupe González García, de 27; Beatriz Adriana Torres Esteban, de 29 años; y José Manuel Álvarez, de 20 años.

Además fallecieron Ahmed Reyes González y Carlos Manuel Reyes Torres, ambos de dos años; Xiadani Reyes López, de tres; Hilda Yesenia Reyes González, Yeidi Michel Reyes Torres y José Eduardo Reyes López, los tres de 10; y Leydi Adriana Rubio Reyes, de 17.

Tabasco, un estado que hasta hace poco era considerado pacífico, ha visto recientemente un incremento considerable en la inseguridad, debido en parte a que en los últimos años el cartel del Golfo, uno de los más poderosos y sanguinarios del país, ha asumido el control del narcotráfico en la zona.

Del 2006 a la fecha al menos un centenar de personas han muerto a manos del crimen organizado, entre ellos, policías, empresarios, alcaldes y jefes policíacos en esta región del Golfo de México.

El año pasado murieron en todo México alrededor de 5.600 personas en crímenes relacionados con el crimen organizado. EFE

Dejá tu comentario