Política

Víctimas exigen a la Corte IDH no indemnizar a Arrom y Martí

 

Víctimas de secuestro, familiares y miembros de organizaciones sociales lanzaron ayer la campaña Ni un dólar para el secuestro, en el marco del rechazo al pedido que realizaron Juan Arrom y Anuncio Martí, en la demanda contra el Estado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de una indemnización de USD 63 millones por supuesta desaparición forzada y tortura.

El punto de encuentro fue en la esquina de Senador Long y Mariscal López, de la ciudad de Asunción, al lado de un conocido shopping, donde desplegaron calcomanías en los vehículos y exhibieron carteles y banderas con el mencionado lema para convertir la iniciativa en una causa nacional.

En el lugar se hicieron presentes el senador Fidel Zavala, quien fue secuestrado por el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en el año 2009 y María Edith Bordón de Debernardi, víctima del mismo grupo criminal en el 2001. También estuvo presente Fátima Cubas, prima de Cecilia Cubas, asesinada por la banca de secuestradores.

“Esto es algo insólito, estoy indignada, no puede ser que estos secuestradores quieran cobrar esta plata, ojalá que Dios le ilumine a los jueces de la Corte Interamericana, está todo encaminado, se está haciendo todo lo posible, esto no es fácil, ellos nunca fueron perseguidos políticos, estos son secuestradores, no tienen piedad para matar, Patria Libre es el padre del EPP”, mencionó Bordón de Debernardi.

A su turno, el senador patriaqueridista Fidel Zavala también dijo sentirse indignado y pidió a la Corte IDH que sea justa y escuche a las partes.

“La Corte tiene una información sesgada, tiene que escuchar a las partes, debe escuchar a la ciudadanía, si perdemos este juicio vamos a estar financiando otro nuevo secuestro, espero que entiendan”, manifestó.

Estarán en vigilia hasta el jueves
Fátima Cubas, prima de Cecilia Cubas, manifestó que los familiares de las víctimas de secuestro se mantendrán alertas y en vigilia permanente hasta el jueves realizando manifestaciones para que el Estado no sea condenado por la Corte.

Dejá tu comentario