País

Víctimas: Esperanzados e incrédulos ante sentencia

"Estamos con mucha esperanza de que se haga justicia", dice al recibirnos María Estela Morínigo, víctima del Ycuá Bolaños, junto a su esposo Felipe Palacios sobre la sentencia del juicio por el incendio del supermercado Ycuá Bolaños, tragedia que enlutó a cientos de familias y dejó con secuelas irreparables a más de 200 personas.
El matrimonio perdió a sus tres hijas: María Estefanía, María del Carmen y María Estelita. Ambos quedaron con profundas cicatrices en todo el cuerpo por las quemaduras sufridas ese 1 de agosto dentro del supermercado siniestrado, heridas que les provocaron una invalidez de por vida con los miembros inferiores dañados. Pese a eso y al dolor de la pérdida, se dieron otra oportunidad y juntos siguen intentando seguir adelante.
Ahora la pequeña Iris, de 3 años, es la alegría del hogar, y junto a ella, María Estela y Felipe decidieron aguardar la decisión del Tribunal en su casa.
"Con esperanzas, pero no con sueños, porque resulta que no tenemos que autoengañarnos. Hubo un error de parte de la conducción de las distintas organizaciones que les pintaron a las demás víctimas más cantos de sirenas que realidad y no es así", manifestó Palacios. Como víctima, cree que no habrá ni condena ejemplar ni el resarcimiento para las víctimas. "Nunca soñé con eso, siempre pisé tierra para que no duela más de lo que ya duele todo esto", reflexiona.
"La plata hace y deshace en este país, y en la causa del Ycuá Bolaños murieron 400 personas sin trayectoria, sin nombre, sin importancia para el manejo del Estado. La vida de ellos no importa, si se van a comprar nomás nuevos votos. Acá los que mataron son gentes de plata que financian al Estado y a este sistema corrupto, prebendario y temerario, y bajo este sistema la vida no vale nada", arremetió enérgico Palacios.
Aseguró que el causante de "la desgracia" del Ycuá Bolaños es el poder económico, por lo que el juzgamiento se dará de acuerdo al dueño del dinero y de los "pocos que manejan este país a su antojo".
NERVIOSA. En tanto, Francisca Giménez, conocida como Ña Pancha, asegura sentirse nerviosa, sin poder conciliar el sueño y con un dolor en el pecho. "Estoy nerviosa, pero Dios me va a dar la fuerza para estar ahí (el sábado) como sea", aseguró.
Ella perdió a su hija Mirna y a sus tres nietos: José, María Paz y Gustavo, y luego a su esposo Zacarías Giménez.
"Las lágrimas que echamos las madres por el dolor son costosas, cada una de ellas es de oro. El dolor que siento es demasiado grande, nadie puede imaginarlo", aseguró.
Ña Pancha ya está preparada para el sábado y afirmó que acatará la decisión del Tribunal. "Confío en que se haga justicia y que a los acusados se les dará una sentencia ejemplar", puntualizó.
"LLORAREMOS EN EL MEMORIAL O EN NUESTRAS CASAS"
Ña Pancha ruega para que no ocurra lo mismo que el 5 de diciembre de 2006: Los disturbios dentro del recinto donde se llevaba adelante la lectura del fallo del primer juicio del Ycuá Bolaños.
"Se reacciona por el dolor, pero no quiero que ocurra lo mismo que ese día, por eso ya tenemos planeado escuchar todo lo que tenga que decir el Tribunal y trasladarnos inmediatamente al Memorial o a nuestras casas; es ahí donde vamos a llorar", aseguró.
La mujer manifestó que no está de acuerdo con los escraches a los jueces ni a nadie. "Nada de eso va a devolvernos a nuestros seres queridos y con eso lo único que conseguimos es hacernos más daño", reflexionó.
Para ello están previendo, mediante la organización, los ómnibus para trasladar a la gente una vez que se conozca el fallo dictado por el Tribunal.
En la plaza Bernardino Caballero, donde estarán instalados los familiares y víctimas, serán colocadas 400 sillas, pero no para ser ocupadas por ellos, sino que serán ocupadas por las fotografías de cada una de las personas que fallecieron en el siniestro.
"Es una manera de que la gente vea quiénes son los que ya no están con nosotros, que vean sus rostros", manifestó.
Ese día, las víctimas y familiares serán acompañados por más de 40 organizaciones sociales, civiles y religiosas de todo el país.
Las cifras

374
... son los fallecidos el 1 de agosto de 2004 en el incendio del supermercado, según el Tribunal de Sentencia.

241
... son lesionados graves como consecuencia de las quemaduras sufridas durante el siniestro.

11
... son los desaparecidos.


Dejá tu comentario