Sucesos

Víctima de motoasaltantes falleció tras seis largos meses de agonía

El hombre había recibido la bala de un disparo de arma de fuego en la cabeza, tras una reacción cobarde de asaltantes, en una plaza de Luque. Los investigadores no tienen pistas de los autores.

La penosa agonía de una familia víctima de mostoasaltantes tuvo un triste desenlace con el fallecimiento del padre, quien se encontraba internado desde hace seis meses, tras recibir el impacto de una bala en la cabeza.

En horas de la mañana de ayer sufrió dos paros cardiorrespiratorios Alberto Daniel Fleitas, quien se encontraba internado en el Hospital de Trauma desde el 13 de abril.

En dicha fecha, cobardemente, unos motoasaltantes le dispararon en la cabeza cuando se encontraba jugando con sus hijos en una plaza del barrio Mora Cué de Luque.

Su esposa Francisca manifestó que el velatorio se lleva a cabo a tres cuadras del Hospital de Trauma y que los restos de su marido descansarán en el cementerio de Jukyry en la ciudad de Luque.

EL CASO. Aquella fatídica noche, la familia conformada por Daniel, su esposa Francisca y sus dos hijos, de 8 y 3 años, decidió ir a casa de un amigo que les cedió el servicio de wifi en el barrio Mora Cué de Luque para que la madre siga sus clases de la facultad de manera virtual.

La tragedia paseaba en moto. Eran dos hombres que deambulaban la plaza San Marcos. Coincidentemente la mujer que iba a ser asaltada acababa de salir del domicilio donde estaba junto a Daniel y su familia. “Escuché los gritos de ‘ladrón, ladrón’”, dijo Francisca, quien seguidamente nos relató cómo fue ese trágico momento.

“Dejé mis cosas tiradas y salí corriendo hacia donde estaban los de la moto, vi que le tenían a la señora, también vi que mi esposo venía corriendo y mis hijos estaban más adelantados a él. En ese momento escuché que uno de los asaltantes gritaba: ‘Ejapi péa, ejapi péa’, en eso le dispararon en la cabeza y quedó tirado en el suelo mi esposo”, manifestó.

Sin pistas. Pese al tiempo transcurrido desde el lamentable suceso, los investigadores no tienen pista alguna sobre la identidad de los asaltantes asesinos, por lo que se encamina a engrosar la lista de los casos sin resolver.

Familiares y amigos de la víctima acompañaron todo este tiempo a los afectados. Realizaron actividades para poder recaudar dinero, y así poder costear la construcción de una pieza de material cocido para la familia.

Dejá tu comentario