Mundo

Vía libre en Alemania para que Merkel inicie el cuarto mandato

AFP

BERLÍN - ALEMANIA

Los miembros del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) votaron ayer a favor de una coalición de gobierno con los conservadores de Angela Merkel, que podrá formar gobierno más de cinco meses después de unas legislativas de las que salió debilitada.

“Me alegra la continuación de nuestra colaboración por el bien de nuestro país”, declaró Merkel después de la difusión del resultado oficial de la consulta de los afiliados socialdemócratas. Sin embargo, este cuarto mandato de la canciller, de 63 años, y probablemente el último según los observadores, se anuncia mucho más difícil que los precedentes.

Los conservadores de Merkel y el SPD –que ya gobernaban en coalición– solo tienen una corta mayoría del 53,5% en el Bundestag tras las elecciones generales del 24 de setiembre, marcadas por un histórico avance de la extrema derecha (AfD) y la caída de los partidos tradicionales, entre ellos la CDU/CSU de la canciller y el propio SPD.

Tras varias semanas de debate interno, el “sí” a la alianza con Merkel obtuvo una mayoría de 66,02% de los votantes del SPD. Un 78,4% de los 463.000 afiliados del SPD participaron en la votación, según los resultados difundidos por el partido. “Las cosas han quedado claras: el SPD participará en el próximo gobierno” declaró su jefe interino Olaf Scholz ante la prensa. Hubo dudas, pero al final se impuso un acto de razón, dijo. La dirección del SPD había negociado en febrero un acuerdo con Merkel que debía ser aprobado por las bases del partido.

Sin el apoyo del SPD la formación de un gobierno dirigido por Angela Merkel era imposible. Ahora es probable que Merkel –que lleva en el poder desde 2005– sea formalmente reelegida canciller el 14 de marzo.

Duras críticas. Durante las negociaciones, la canciller ha afrontado unas críticas sin precedentes en su propio partido, sobre todo desde que aceptara ceder al SPD el ministerio de Finanzas, una cartera que los conservadores siempre habían guardado con celo.

Además, prueba de la desconfianza reinante entre SPD y CDU/CSU es que los primeros negociaron una cláusula de salida de la alianza al cabo de 2 años. Varios dirigentes del partido democristiano de la canciller han criticado la línea centrista de Merkel y su generosa política migratoria, culpándola del ascenso de la extrema derecha.

La aprobación del acuerdo pone fin a 5 meses de una crisis política postelectoral inédita en Alemania y de incertidumbre en la Unión Europa.

Dejá tu comentario