Vecinos de los espacios públicos ocupados sufren falta de agua y luz

Plazas y paseos centrales de la capital siguen ocupados por familias afectadas por la crecida del río Paraguay a pesar de que la Junta Municipal de Asunción había encomendado a la Intendencia, cuando se aprobó el estado de emergencia, alquilar terrenos para evitar que lugares públicos sean utilizados como refugios.

Desde la Dirección General de Gestión de Riesgos y Desastres (Dggrd) de la Comuna capitalina, afirman que propietarios no están dispuestos a arrendar sus predios ante el deterioro que significa la ocupación de dichos espacios como albergues transitorios.

Convivencia. Vecinos y frentistas de paseos centrales, a pesar de no vivir en cercanías del río, señalan que el principal problema causado por la presencia de los damnificados es la falta de agua potable y la baja tensión eléctrica, debido a las precarias y clandestinas instalaciones en los albergues provisorios.

Uno de los casos se da en la zona de 21 Proyectada. Los pobladores aseguran que la convivencia es llevadera, sin embargo se ven afectados a la hora de utilizar los servicios básicos por la saturación que se genera.

“Dejan la canilla abierta, las criaturas juegan todo el día con el agua y entonces se termina muy rápido. Debemos juntar de madrugada porque de día casi no hay. En cuanto a la energía eléctrica, como realizan conexiones clandestinas, en nuestros hogares ya tenemos baja tensión”, comentó Ignacia Cabrera. Por su parte, varias personas afectadas por la crecida señalaron que buscan el lugar más cercano de sus hogares inundados, por cuestiones de actividades laborales.

Refugios. “Estamos gestionando, pero es muy difícil que la gente ceda sus predios privados porque lastimosamente esos lugares se destruyen por el tema de las basuras generadas, excavaciones de tierra y acumulación de los materiales que reciclan las personas damnificadas. En las crecidas anteriores algunos clubes cedieron sus espacios, pero actualmente ya no están queriendo hacerlo”, señaló Aldo Zaracho, director administrativo de la Dggrd.

Después de los espacios públicos, los albergues provisorios habilitados son terrenos estatales, según Zaracho.

Posible proyecto. Indicó que como una alternativa ante dicho problema la idea es realizar un refulado en la zona de la Costanera para utilizarlo como próximo refugio.

“Estamos viendo la posibilidad para refular (cargar arena) en la zona de la Costanera, que es lo que se está haciendo ahora para el nuevo acceso y entonces en ese mismo proceso aprovechar un espacio de cuatro a cinco hectáreas para poder construir un refugio temporal. Es una idea que surgió ahora y tendríamos que hablar con las demás direcciones y la gente del Ministerio de Obras Públicas (MOPC)”, expresó. Hasta el 31 de enero de este año, la Municipalidad destinó G. 2.287.411.000 para la asistencia a damnificados.

Embed

Dejá tu comentario