Mundo

Una delegación surcoreana se reúne con el líder norcoreano

EFE

SEÚL-COREA DEL SUR

El líder norcoreano, Kim Jong-un, recibió ayer a la delegación de Seúl que ha viajado a Corea del Norte con la difícil misión de convencer al régimen de Pyongyang de que retome el diálogo con Washington sobre su programa nuclear.

A las pocas horas de su llegada al Norte, el líder norcoreano ofreció una cena en la capital al grupo encabezado por Chung Eui-yong, jefe de la oficina presidencial surcoreana de Seguridad Nacional, e incluye a otros cuatro delegados –entre ellos el director del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS), Suh Hoon– y a cinco funcionarios de apoyo. Es la primera vez que Kim, que heredó el cargo de su padre cuando este falleció en el 2011, se reunió con representantes de un gobierno surcoreano. La delegación llegó a las 14.20 hora norcoreana (05.50 GMT) al aeropuerto de Pyongyang en un vuelo directo especialmente fletado por el Gobierno surcoreano, una llegada que fue pronto confirmada por los medios de Corea del Norte.

Antes de la cena con el líder, los enviados de Seúl mantuvieron una reunión en un hotel con Kim Yong-chol, vicedirector del comité central Partido de los Trabajadores, que viajó recientemente al Sur para asistir a la clausura de los JJOO de PyeongChang, según mostraron unas fotografías difundidas por la oficina presidencial surcoreana. Tal y como dijo el propio Chung en rueda de prensa antes de partir, la delegación tiene la intención de transmitir al régimen la voluntad del presidente surcoreano, Moon Jae-in, de ampliar el acercamiento intercoreano logrado en el marco de los JJOO de PyeongChang y de lograr así la desnuclearización de la península coreana. El grupo planea tener conversaciones exhaustivas en torno a las diversas vías para mantener, no solo la comunicación entre el Sur y el Norte, sino también entre el Norte y los EEUU, y la comunidad internacional, añadió Chung. Los expertos consideran que la visita que comienza será clave para conocer más sobre los planes de Pyongyang y sobre las posibilidades reales de que al menos puedan celebrarse conversaciones preparatorias entre Washington y el régimen de los Kim.

Dejá tu comentario