Sucesos

Un hombre mata de tres estocadas a la madre de sus hijos en el Este

La mujer había decidido terminar la relación, pero él no podía admitirlo. Luego de asesinarla, se clavó en el pecho. Ayer declaró que estaba arrepentido de acabar con la vida de su ex pareja.

Un hombre mató a su ex pareja causándole tres heridas con un destornillador y luego se autoinfligió una herida de poca profundidad en el pecho, en un supuesto intento de suicidio, en la noche del domingo. Ayer dijo que está arrepentido. La fiscala Natalia Montanía lo imputó por feminicidio tras abstenerse a declarar ante el Ministerio Público y se expone hasta a 30 años de prisión.

El nuevo caso de feminicidio se registró cerca de la medianoche del domingo, en una vivienda del barrio San Miguel de Hernandarias. La víctima de turno está identificada como Petrona Aurelia Benítez, de 35 años, mientras que el autor es Gliserio Tomás Vega, de 64 años. Ambos residían en la misma casa, pero estaban separados.

El cuerpo sin vida fue encontrado por agentes de la Subcomisaría Nº 5, quienes fueron alertados por radio a través del Sistema 911, del supuesto caso de feminicidio, alrededor de las 22.30 horas del domingo último.

Los uniformados hallaron a la mujer tirada en el piso, boca arriba, con varias heridas en el pecho, agonizando. Sobre ella estaba tendido, también con una herida en el pecho, su ex pareja, sindicado de ser el autor del crimen.

Los investigadores señalaron que Vega estuvo esperando a la mujer en el portón de su casa y cuando la misma llegó el hombre la atacó con un destornillador, con el que le aplicó varias heridas en el pecho. Luego, se causó una herida en el pecho, con un cuchillo en un intento por autoeliminarse.

Ambos heridos fueron trasladados en ambulancia al Pabellón de Traumas del Hospital Regional, donde la víctima llegó sin vida. El autor fue internado por algunas horas y luego dado de alta. Los agentes lo llevaron al calabozo de la Dirección Policial del Alto Paraná por seguridad.

Los datos fueron corroborados por agentes del Departamento de Investigación de Homicidios, de la oficina regional del Alto Paraná, a cargo del subcomisario Osvaldo Santacruz, quienes junto a la fiscal Natalia Montanía, investigan el crimen.

Dice que está arrepentido
Gliserio Tomás Vega afirmó ayer, en declaraciones a la prensa, que estaba arrepentido de lo que pasó. El ahora detenido sostuvo que hacía tres meses que la relación con la madre de sus dos hijos iba de mal en peor, tras la decisión de la ahora fallecida de terminar con todo.
La víctima se inscribió a la carrera de enfermería y pasaba la mayor parte fuera de la casa, según el hombre, quien no aceptaba que haya terminado la relación.
Petrona Aurelia Benítez había salido en la noche del domingo, luego de haber señalado que iba a estudiar en su cuarto, hecho que molestó a Vega, quien tomó el destornillador y un cuchillo y le esperó en la entrada de la casa, siempre según el relato del supuesto homicida.
Vega sostuvo que cuando llegó le entregó el cuchillo a su pareja y le pidió que le matara, ya que, caso contrario, lo haría él. Supuestamente, la mujer le intentó clavar en el pecho, pero al no tener fuerza suficiente, él reaccionó y le aplicó varias heridas con el destornillador.
Luego, al notar que su ex pareja se encontraba grave se acomodó sobre ella y se autoinfligió otra herida, que tampoco le produjo daño. Supuestamente, perdió el conocimiento y luego ya llegaron los bomberos que le auxiliaron, conforme a su versión.

Dejá tu comentario