Interior

Un filántropo anónimo cumple el sueño del albañil esteño estudioso

Por Noelia Duarte Solís

CIUDAD DEL ESTE

Roberto Ríos, el joven de 20 años que despertó la admiración de todo el país cuando en octubre del año pasado se publicó su fotografía estudiando durante una pausa en el trabajo, ahora demuestra que cuando hay interés en superarse, se consigue. Tiene asegurada la posibilidad de estudiar Arquitectura, la carrera de sus sueños.

Un paraguayo radicado en los Estados Unidos contactó con Roberto y se ofreció a pagarle sus estudios universitarios con la condición de que su nombre se mantenga en el anonimato y que él mantenga buenas calificaciones a lo largo de los 5 años de la carrera.

“Contactó conmigo a través de una red social, luego me pidió mis datos, la universidad donde tienen la carrera de Arquitectura y él habló con ellos para informarles que se hará cargo de mis estudios y el pago se hará puntualmente a través de un contacto que tiene en la ciudad”, dijo Roberto sin esconder la sonrisa de felicidad de su rostro.

Tampoco desaprovechó para contar que con el dinero que recibió a fin de año por su trabajo en la obra, fue a pagar su inscripción y que compró una motocicleta para su madre, que paga a cuotas.

Pero las necesidades del joven continúan, ya que no tiene las condiciones económicas necesarias para comprar los materiales que se utilizan en la carrera de Arquitectura. Por eso, si algún lector puede ayudarlo, él lo agradecerá.

Roberto se inscribió en una universidad privada que está en el kilómetro 7 Acaray de Ciudad del Este, en el Alto Paraná, donde desarrollan clases a la noche, de lunes a viernes, desde el 2 de marzo.

CONTRATADO. Los trabajos asignados a Roberto en el área de albañilería ya concluyeron, pero él sigue yendo a la obra todos los días para ayudar a sus compañeros que están en otras actividades de la construcción que debe habilitarse el próximo mes.

Roberto Medina, su empleador, le dijo que él quedará como funcionario dentro del complejo que ayudó a construir para que tenga más tiempo disponible para sus estudios universitarios.

SU HISTORIA. Con la foto que le tomó su patrón y que se viralizó en las redes sociales, Roberto fue reconocido y felicitado no solo por los esteños, sino por gente de varias latitudes y prueba de ello es el aporte económico que asegura para costear su carrera.

El joven es el sostén de su familia y vive en Minga Guazú, junto a su madre que se dedica a las actividades domésticas. Concluyó sus estudios en el Colegio Bernardino Caballero del km 21 de Minga Guazú.

Dejá tu comentario