Mundo

Un extremista ataca dos mezquitas y mata a 49 personas en Nueva Zelanda

El agresor fue detenido. Transmitió en Facebook el atentado. Publicó por las redes sociales un manifiesto en donde dijo que era para vengar a víctimas de un ataque terrorista en Estocolmo.

Un “extremista de derechas” equipado con armas semiautomáticas causó un baño de sangre el viernes en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, matando a 49 fieles e hiriendo a decenas.

La primera ministra, Jacinda Ardern, que habló de uno de los “días más oscuros” de este país del Pacífico Sur, calificó el atentado de “terrorista” y subrayó que se trata del peor ataque contra musulmanes en un país occidental.

El supuesto autor, un australiano de 28 años, fue detenido y acusado de asesinatos. Hay otros dos detenidos.

El asaltante difundió en directo en Facebook Live las imágenes de sus ataques, donde se lo ve pasar de víctima en víctima, disparando contra los heridos cuando intentaban huir. Facebook cortó la transmisión recién después de 17 minutos

Antes de pasar a la acción, el hombre, que se presenta como un blanco de clase obrera con pocos recursos, publicó en Twitter un manifiesto racista de 74 páginas titulado El gran reemplazo, en alusión a una teoría originada en Francia y que va ganando terreno entre los círculos de la ultraderecha según la cual los “pueblos europeos” son “reemplazados” por poblaciones no europeas inmigrantes.

El documento detalla dos años de radicalización y preparativos. Afirma que los momentos claves de su radicalización fueron el fracaso de la dirigente ultraderechista Marine Le Pen en las elecciones francesas de 2017 y la muerte de la pequeña Ebba Åkerlund, de 11 años, en un atentado con camión en abril de 2017 en Estocolmo.

Las dos mezquitas atacadas fueron la de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, donde murieron 41 personas, y la de Linwood, en las afueras, donde siete personas perdieron la vida. Otra víctima, de la que no está claro en qué mezquita estaba, sucumbió a sus heridas en el hospital. .

Unos 50 heridos por bala estaban hospitalizados. Según la primera ministra, una veintena estaban graves.

En una de las mezquitas, un palestino que no quiso ser identificado dijo que vio cómo un hombre era abatido de un disparo en la cabeza.

Dejá tu comentario