Edición Impresa

Un caudillo de ascendencia suiza que vivió con intensidad y coraje

En los tumultuosos primeros años del si-glo XX emergió la figura de un líder polí-tico liberal que ocupó durante más de dos décadas un lugar protagónico en la historia: Eduardo Schaerer Vera y Aragón.

Por Mario Rubén Álvarez
alva@uhora.com.py
En la figura del ex presidente y prominente caudillo liberal Eduardo Schaerer Vera y Aragón los descendientes de Santiago Schaerer Kuenzli -suizo, el primero que llegó al Paraguay-, tienen a su hijo más ilustre.
Los hermanos Juan Emilio y Celia Escobar Schaerer emprendieron la ciclópea tarea de rastrear las pisadas de sus antepasados convirtiéndolas en un libro-documento muy valioso: "Huellas de la familia Schaerer, reseña de la inmigración suiza al Río de la Plata y Paraguay".
Jakob Schaerer Künzli -cuyo nombre pasó a ser Santiago (traducción al español de Jakob) Schaerer Kuenzli (apellidos ligeramente transformados atribuibles a los amanuenses de las oficinas públicas sudamericanas)-, nacido en Suiza, fue el primer Schaerer en llegar a tierras americanas. Su primer destino, en 1862, fue el Uruguay.
Los motivos que lo indujeron a inmigrar deben ser buscados en situaciones personales. Su esposa y su tercer hijo habían muerto. A su cargo quedaron dos niños: Emilio, de tres años y Juan Otto, de dos. El viudo, al enterarse de que en el Uruguay distribuían tierras a los inmigrantes, pensó que esa era la solución de su vida. Y hacia ese país puso proa. Sus dos hijos quedaron en un internado de monjas. Más adelante se reunieron con él en Paraguay posiblemente en 1878.
AMÉRICA. Instalado en la Colonia Nueva Helvecia, no tardó en trasladarse a Patagones, Argentina. De ahí, antes de que acabara la Guerra Grande (1865-1870) -"quizás en 1869" dicen los autores antes mencionados- ancló en el Paraguay donde se quedó hasta su muerte, acaecida en Asunción en 1895. Tenía 60 años.
Entre 1870 y 1871 contrajo matrimonio con la caazapeña Isabel Vera y Aragón, fallecida en 1877. De esa unión nacieron Santiago y Eduardo. Este último llegaría a ocupar la presidencia de la República.
Don Santiago prosperó económicamente con una tabacalera. Tuvo una fábrica de alcohol, fue juez en Villa Hayes, colonizador, comerciante y comisario general de Inmigración.
Sus hijos, al contraer matrimonio, dieron origen a las distintas ramas de los Schaerer que hoy viven en el Paraguay.
EL PRESIDENTE. Nacido el 2 de diciembre de 1873 en Caazapá, Eduardo Schaerer estaba llamado a ser, durante varias décadas, una personalidad importante de la historia paraguaya. Ya en 1904, cuando los liberales expulsan del poder a los colorados por la fuerza de las armas, era uno de los jefes civiles del movimiento insurgente.
Su vida, en las primeras cuatro décadas del siglo XX, transcurre en medio de las turbulencias de la política. Alternando la cresta de la ola con la llanura, fue un hombre de acción que se involucró profundamente con las decepciones y esperanzas de su pueblo. Inscripto en filas de los liberales conocidos como "radicales" (sako mbyky), mantuvo una férrea rivalidad con los "cívicos" (saco puku) de José P. Guggiari, Manuel Gondra y Eligio Ayala.
En lo que fue una proeza que por esos años ningún presidente había logrado, ocupó la presidencia de la República entre 1912 y 1916.
Entre 1921 y 1922 fue uno de los líderes de la guerra fratricida de las facciones liberales de los saco mbyky y los saco puku.
A lo largo de su vida fue también fundador de los periódicos "El diario" (1904) y "La Tribuna" (1925), intendente de Asunción, director de Aduanas, ministro del Interior, senador y presidente del Partido Liberal. Mordió varias veces el polvo del exilio.
Falleció en Buenos Aires el 12 de noviembre de 1941.

Dejá tu comentario