Política

Tras fuerte arremetida contra Fiscalía diputados quitan fueros a Quintana

Luego de un largo discurso que realizó en su defensa y manifestando que la imputación fiscal en su contra no tiene ningún sustento, el diputado colorado pidió a sus colegas que lo dejen sin sus fueros.

Con fuertes críticas a la imputación que realizó el Ministerio Público al diputado colorado Ulises Quintana y al trabajo en general de la Fiscalía, el pleno de la Cámara Baja aceptó el pedido de desafuero del legislador, para que la investigación en su contra pueda proseguir, luego de una presión ciudadana y mediática, debido a las intenciones de dilatar el proceso.

El colorado está imputado por la Fiscalía por varios hechos punibles, por su nexo con el supuesto narco Reinaldo Cabaña, alias Cucho.

Un ambiente tenso fue el que se tuvo ayer en la Cámara de Diputados. En toda la semana se realizaron varias reuniones buscando salidas menos traumáticas para el parlamentario, pero la mayoría expresó que “la situación de Quintana era insostenible”.

El diputado colorado ingresó a la sala de sesiones apenas se dio inicio a la sesión ordinaria y tras el efusivo saludo de algunos de sus correligionarios, entre ellos el también imputado Carlos Núñez Salinas, hizo uso de palabra ante el plenario.

Con la voz quebrada, Quintana dijo que por todos los medios se usó su nombre y que está pasando por momentos que nunca imaginó pasar. Dijo que siempre fue un trabajador honesto y hoy se lo trata como el mayor narcotraficante. “Nada más falaz y no hay mayor calumnia que esa”, aseguró al tiempo de anunciar que se ponía a disposición de la ciudadanía y de sus colegas.

Señaló que no acudía a sus colegas para solicitar el blindaje para escapar de la Justicia, pero que pedía las garantías constitucionales y que el Ministerio Público sea objetivo e imparcial en los juzgamientos y aseguró que demostrará su inocencia.

“Hoy puedo estar en mi banca y mañana en Tacumbú, pero soy inocente; siempre trabajé honestamente”, reiteró.

Dijo que su único capital para llegar como diputado no era su recurso económico, sino su honestidad. “Todos me decían que iba a perder porque era pobre”, remarcó.

Quintana se tiró contra el Ministerio Público y lo calificó de delirante y que lo tratan con saña y parcialidad manifiesta.

“Soy víctima de un sistema perverso, de un Ministerio Público que sin ninguna imparcialidad me está juzgando”, puntualizó.

CUESTIONAMIENTOS. Posterior a las declaraciones de Quintana, varios diputados hicieron uso de palabra, a excepción de los miembros de la bancada de Honor Colorado. Destacaron la acción del legislador de solicitar él mismo su desafuero.

Todos coincidieron en la falta de transparencia en el Poder Judicial y de la Fiscalía y solicitaron que se le den las garantías constitucionales y se cumplan las reglas del debido proceso con el dirigente colorado abdista.

Cuestionaron como exagerada la imputación, principal mente en lo que respecta al narcotráfico, y que al menos en el relato de la Fiscalía no había sustento para ello.

Kattya González habló de que una imputación causa agravio y por ello se debe exigir a la Justicia que cumpla su trabajo.

Antonio Buzarquis dijo que vio en los ojos de su colega “miedo y terror”, ante las faltas de garantías.

Jazmín Narváez y Roberto González mencionaron igualmente la imputación y el temor de Quintana de que su proceso no sea objetivo.

Dejá tu comentario