Política

Tras fallido juicio político ahora se pondrá a prueba el pacto colorado

Dos diputados colorados, del cartismo y del oficialismo, y uno liberal soportan pedidos de pérdida de investidura. Hay temor de que el acuerdo de impunidad involucre estos casos.

Tras el fallido juicio político a la dupla presidencial conformada por Mario Abdo Benítez y Hugo Velázquez, en la Cámara de Diputados se podrá corroborar si el salvataje lleva consigo el pacto de impunidad, como muchos legisladores opositores sostienen.

En ese sentido está pendiente el estudio de tres pedidos de pérdida de investidura, dos de ellos a representantes del Partido Colorado, Ulises Quintana, del oficialismo y Tomás Rivas, del cartismo.

Quintana se reincorporó recientemente a sus funciones legislativas, tras estar recluido en la cárcel de Viñas Cué por 10 meses. El diputado se encuentra imputado por tráfico de drogas en carácter de cómplice, tráfico de influencias, asociación criminal, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

El Ministerio Público lo investiga por supuestos vínculos con el presunto narcotraficante Reinaldo Javier Cabañas.

Por su parte, Rivas está siendo investigado por supuestamente pagar a tres de sus empleados con dinero del Estado. Está imputado por cobro indebido de honorarios, estafa, expedición de certificados sobre méritos y servicios de contenido falso. Una investigación realizada por Última Hora expuso el caso en febrero del año 2017.

El tercer diputado en la mira es el liberal Carlos Portillo, quien también podría ser salvado por sus colegas colorados.

En el caso del dirigente del PLRA, fue acusado por el Ministerio Público por el hecho punible de tráfico de influencia, tras la difusión de un audio en el que se lo escucha hablar de un pago de USD 3.000 para lograr una resolución judicial en un proceso judicial tramitado en los tribunales de Alto Paraná.

SIN ANÁLISIS. Los pedidos de destitución de los diputados fue presentando meses atrás por la diputada liberal, Celeste Amarilla y hasta la fecha no se ha tratado con el argumento de que no existe un reglamento del artículo 201 de la Constitución Nacional, de pérdida de investidura y de que no existe una condena por parte de la justicia.

La legisladora reafirmó que los diputados juzgan políticamente y la justicia lo hace en sentido jurídico, por lo que no es necesario esperar ninguna sentencia para destituirlos. “Acá hablamos siempre de juicios políticos, acá estamos por política, somos políticos, estamos por el voto de la gente, y cuando una inconducta nuestra motiva que la gente pida nuestra salida, tenemos que irnos”, afirmó la liberal.

Agregó que sus colegas perdieron la credibilidad y los parlamentarios deben actuar para recuperar la confianza de la gente.

Embed


Desafuero de Cuevas, en espera
Sobre el ex titular de la Cámara de Diputados, el oficialista Miguel Cuevas, pesa un pedido de desafuero.
Dicha solicitud está pendiente de su estudio en la Cámara Baja y en dos ocasiones consecutivas, a pesar de estar en el orden del día de las sesiones no fue tratada porque los colorados dejaron sin cuórum la sesión, dándole a Cuevas más tiempo para seguir impune.
El legislador colorado está imputado por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y declaración falsa, por cuestiones que tienen que ver con su administración como gobernador de Paraguarí. En principio este miércoles se trata el pedido de desafuero.

Dejá tu comentario