Nacionales

Tras cuádruple crimen Iglesia pide el cese de la violencia en nuestro país

La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) se pronunció este martes sobre el crimen ocurrido en la estancia Taguató, ciudad de Mariscal Estigarriba, Departamento de Boquerón, donde dos abuelos y sus dos nietos fueron asesinados.

Tras el cuádruple crimen de dos niños y sus abuelos en la estancia Taguató, cuyos cuerpos fueron hallados este domingo, la Iglesia Católica emitió un comunicado en el que aboga por el fin la violencia en nuestro país.

“Como Iglesia estamos consternados por lo sucedido, sobre todo por la alevosía y ensañamiento con el que actuaron los victimarios”, reza el pronunciamiento.

Con profundo dolor e indignación, la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) condenó el asesinato de los dos menores de edad y sus abuelos Alcibiades Desiderio Ayala Coronel y Francisca Nidia Núñez de Ayala, ocurrido en la ciudad de Mariscal Estigarribia, Boquerón.

“A los familiares y amigos, extendemos nuestros sentidos pésames y cristiana resignación. Pedimos al Señor Todopoderoso, dador de vida, que reciba a los niños y sus abuelos fallecidos en el Reino Celestial”, expresó.

Nota relacionada: Comunidad educativa despide a víctimas de cuádruple homicidio

De la misma manera, reconoció y valoró el esfuerzo y empeño de la Fiscalía y autoridades de competencia para esclarecer rápidamente los hechos para poder llegar hasta los culpables que tendrán que someterse a la Justicia.

“Estos son hechos convulsionan a nuestro país y a nuestra gente, pero también son una oportunidad para llamar a la unidad y rezar por la paz y tranquilidad. Pedimos elevar una oración por la pérdida de vidas inocentes, por la paz y el cese de la violencia en nuestro país”, solicitó.

Este martes fueron despedidos de los restos los niños y los abuelos, cuyos cuerpos fueron encontrados este domingo, pero se calcula que el macabro asesinato se registró el pasado martes.

Lea más en: Lo que se sabe hasta ahora sobre el cuádruple homicidio en el Chaco

Los cuerpos de las cuatro víctimas fatales fueron encontrados enterrados dentro de una cámara séptica. Los niños fueron a la estancia de sus abuelos para pasar con ellos las vacaciones de invierno.

Según las investigaciones, el terrible crimen se llevó a cabo para poder saquear la estancia y robar el ganado. En el caso ya se encuentran detenidas seis personas, entre ellas el capataz del establecimiento.

Dejá tu comentario