País

Tras anomalías y cambios, colocan señalización definitiva en bicisenda

La firma adjudicada –cuestionada por ser del rubro de confecciones– retiró tres veces la cartelería por no ajustarse al pliego de bases. La obra tiene recepción final por parte de la Comuna capitalina.

La bicisenda Iturbe tiene desde ayer la señalización vertical definitiva en todo su extenso trayecto que nace frente al Hospital Barrio Obrero y llega hasta la zona del microcentro, en las inmediaciones de la emblemática Plaza Uruguaya.

Para ello se tuvieron que dar tres cambios de toda la cartelería por parte de la empresa LS, de Lilian Sosa, ya sea por estar en lugares poco visibles o por no ajustarse a las exigencias establecidas en el pliego de bases y condiciones.

La adjudicación por G. 1.006 millones a LS fue cuestionada por la ciudadanía por dedicarse al rubro de las confecciones y no precisamente al de las obras y construcciones.

Una última denuncia hecha pública referente a la falta de reflectividad de esos letreros y la precariedad con que fueron soldados aquellos que por imprevisión no contemplaron la leyenda de Ceda el paso, motivaron la intervención de la Comuna capitalina para encarar las modificaciones que indican las normas municipales e internacionales.

El director general de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de Asunción, arquitecto José María Segalés, resaltó que en esta ocasión se encargaron de fiscalizar, en los mismos talleres donde se confeccionaron las nuevas señalizaciones, que todo se encuentre en orden y de acuerdo a la normativa vigente.

“Anteriormente teníamos carteles mal ubicados, que no estaban en lugares visibles o mal elaborados, que no cumplían con el pliego de bases y condiciones. Corrigieron, los que colocaron no eran reflectivos. Es por eso que se le pidió a la empresa que de nuevo haga como corresponde porque ni íbamos a tolerar que se instale señalización irregular”, precisó.

El profesional apuntó que con este componente ya instalado se procede a dar a la empresa LS la recepción final de la obra, aunque existen frentistas que reclaman que sus aceras quedaron destruidas con tantos cambios de carteles, por lo que piden que ese aspecto sea tenido en cuenta para recibir definitivamente la bicisenda.

ENTRETELONES. En la licitación que fue adjudicada a la firma de Lilian Sosa se establecía que por cada señal instalada en todo el trayecto para las bicicletas se iba a pagar G. 600 mil, por estar presupuestadas como señales con grado reflectivo de característica técnica conocida como “diamante cubo”.

Según informaciones de expertos en este negocio, el costo de producción de carteles de este tipo es de aproximadamente G. 350 mil por unidad, por lo que se desliza que la diferencia representa la ganancia de la firma adjudicada, la cual se redujo con los cambios en los que se vio obligada a hacer.

Conductores aprovecharon todo este tiempo sin señalización para dejar sus vehículos estacionados sobre el circuito de la bicisenda.



Dejá tu comentario