Política

“Todos sabíamos que Mengele vivió en la casa de Alban Krug”

La antigua casa de la familia Krug está en la cima de una verde colina, semioculta entre la vegetación, a unos 20 kilómetros al noreste del centro urbano de Hohenau, en la zona rural conocida como Hohenau Cuatro, Caguarené, a orillas del arroyo Poromocó.

Es una vivienda de material cocido, con la clásica arquitectura de la región alemana de Baviera, que impusieron los primeros moradores inmigrantes en Itapúa. La residencia fue vendida hace algunos años a la familia Heisecke, de Asunción.

La mañana del sábado en que llegamos, llovía torrencialmente; el portón estaba cerrado y no se veía a los cuidadores, de manera que no pudimos ingresar, y solo pudimos tomar fotos desde afuera. Una persona de Hohenau que sí pudo entrar y sacar fotos, nos proporcionó imágenes del interior, pidiendo que no revelemos su identidad.

Mientras observábamos la casa desde el interior de la camioneta, entrevistamos a Reinaldo Becker Dietze. Publicamos la primera parte del diálogo, que proseguirá en la edición de mañana. Pueden ver la versión en video, en ÚLTIMAHORA.COM.

–¿Cómo descubriste que Mengele vivió en esta casa?

–La historia tiene varias aristas. Sucedió que en 1985, el presidente Alfredo Stroessner estaba invitado para ir a Alemania. Y un mes antes, en Asunción, apareció la señora Beate Klarsfeld, quien trabajaba con Simón Wiesenthal, el cazador de nazis. Beate Klarsfeld realizó manifestaciones en Asunción, en la plaza frente al Palacio de Justicia, reclamando que Stroessner le entregue a Josef Mengele.

–¿Ella aseguraba que, en ese momento, Mengele estaba todavía en Paraguay?

–Ella aseguraba que Mengele estaba en Paraguay, que Stroessner lo escondía en algún lugar, en el Chaco. Había muchas versiones. Y la Beate Klarsfeld contrató gente para hacer esa manifestación y en una de las pancartas que ella sostenía en la mano, se lee: “Stroessner, tú mientes al decir que no sabes dónde está el SS Mengele. No vayas a Alemania sin él”. Y bueno, eso creó mucho sensacionalismo, y también la señora Beate Klarsfeld trajo muchos periodistas a Paraguay para hacer ruido, para hacer sensacionalismo. Yo, en aquel tiempo, era corresponsal del diario Hoy. Entonces, casualmente, el fotógrafo que vivía en Obligado, don Alfonz Dierckx, que es un ciudadano de nacionalidad belga...

–¿Ya falleció…?

–Sí, ya falleció. Fue oficial de la SS, luchó en la Segunda Guerra Mundial, fue prisionero de los rusos casi durante tres años, y una vez que recuperó su libertad, vino al Paraguay y se radicó en Obligado. Fue fotógrafo durante muchos años, una persona respetada…

–¿Dierckx llegó a ser una persona muy querida en Obligado?

–Muy querida, que dejó lindos recuerdos a la comunidad de Obligado. Y cuando él vio esas manifestaciones, en que se le reclamaba a Stroessner que entregara a Mengele, me comentó, como amigo que éramos: “Todo lo que se dice, todo lo que se habla sobre este tema son pavadas. Yo sé que Mengele murió ahogado en el Brasil”. Eso me llamó la atención, entonces yo le pregunté si él no quería acceder a una entrevista.

–¿Aún no había noticias sobre la muerte de Mengele?

–No, nada. Se creía que estaba todavía en Paraguay. Prácticamente era lo que en el mundo se decía. Él (Dierckx) accedió a la entrevista, entonces yo le armé las preguntas, le hice la entrevista (las respuestas las escribió de puño y letra, en alemán), preparé el artículo y me fui a Asunción, a la redacción del diario Hoy. Allí no hubo mucha recepción, porque me dijeron bueno… es…

–¿Una leyenda más…?

–Sí, que era una leyenda más, un comentario más, una suposición… pero me publicaron el artículo. Inclusive, me acuerdo, el secretario de redacción, el señor (Juan Luis) Gauto, me dijo: “¿Qué título le vamos a poner?”. Yo le dije, vamos a ponerle: “Mengele falleció ahogado en el Brasil”, y él me dijo: “No, eso ya es muy contundente, porque acá todo el mundo habla de que Stroessner lo esconde en el Chaco, en algún lugar”. Entonces, se puso como título: “Las huellas de Mengele en Hohenau”.

–Fue allí donde publicaste la primera foto de esta casa, en la que Mengele vivió en Hohenau.

–Sí, yo vine a este mismo lugar donde estamos hoy aquí, y saqué fotos para ilustrar el artículo, y eso se publicó en el diario Hoy, en mayo de 1985.

–¿Quién te contó que esta es la casa en la que vivió Mengele?

–Eso lo dijo el fotógrafo (Alfonz Dierckx) y ya se sabía aquí en la colonia. Se sabía que Mengele estuvo en las colonias durante un tiempo, y que uno de sus amigos fue don Alban Krug.

–¿Alban Krug era el propietario de esta casa, en la que vivió Mengele?

–Sí, don Alban Krug era el propietario de esta casa, del campo. Acá vivía con su familia. También don Alban era una persona muy culta, muy querida también acá, en las Colonias Unidas. Y bueno, eso fue un poco lo que ocurrió.

–En ese reportaje también contaste que Mengele murió ahogado en Brasil (según la versión de Dierckx). ¿Esa fue la primera noticia que se conoció sobre el tema?

-Exactamente, fue la primera noticia. Después de un mes de publicarse el artículo, se confirmó en el Brasil que Mengele falleció ahogado, se encontró su cadáver, se hicieron las pruebas, se exhumó el cadáver…

–Se hizo la prueba de ADN…

–Sí, de dientes, y se confirmó que era Mengele, y que murió ahogado en Brasil.

–El famoso superpolicía brasileño, Rumeu Tuma, dirigió la exhumación del cadáver…

–Exactamente. Entonces el diario Hoy recordó que había dado la primicia mundial. Inclusive, Romeu Tuma tenía un ejemplar del diario Hoy, preguntándose cómo era posible que en el Paraguay ya se sabía (un mes antes) que Mengele murió ahogado en Brasil, pero que entonces nadie había creído en esa versión…

–¿Y ese dato lo pudiste tener porque el fotógrafo era muy amigo del círculo que rodeaba a Mengele?

–El fotógrafo era muy amigo del señor Alban Krug. Y don Alban era una persona muy abierta. Ellos tenían contacto, constantemente, y fue así como don Alban le comentó eso a don Alfonz Dierckx.

Lea mañana la segunda parte: Cómo era la vida de Mengele en Hohenau y en las Colonias Unidas. Acceda al video en ULTIMAHORA.COM

Dejá tu comentario