Economía

Todo lo que necesita saber sobre el impuesto a la renta personal

Si la Cámara de Senadores aprueba la vigencia del impuesto a la renta personal (IRP), el tributo entrará a regir en agosto y alcanzará en su primer año de vigencia a aquellos que perciban más de 10 salarios mínimos mensuales (G. 16.582.320). Este monto se irá reduciendo año tras año, hasta llegar a quienes perciban el equivalente futuro a tres salarios mínimos por mes (en el año 2019).

Como el tributo tiene un fin formalizador y no recaudador, aquellos que estén alcanzados por este impuesto podrán dejar de pagarlo totalmente si justifican todos sus gastos con facturas legales. Para ello, deberán necesariamente solicitar facturas de impuesto al valor agregado (IVA) por todo lo que compren (vehículos, calzados, vestimentas, alimentos, servicios educativos, médicos, entre otros).

Asimismo, podrán deducirse los gastos e inversiones personales y de familiares a cargo (hijos por ejemplo), si están destinados a la manutención, educación, salud, vestimenta, vivienda y esparcimiento propio o de los familiares a su cargo.

Lo que sí se eliminó, con acuerdo del Gobierno, es la presentación de la declaración jurada patrimonial inicial, explicó el diputado proyectista Cándido Aguilera. Es decir, el contribuyente del IRP ya no tendrá que justificar su patrimonio y por tanto no se podrá saber si alguien se enriqueció o se enriquece ilícitamente.

QUIÉN PAGA. Por lo demás, este tributo grava las rentas personales, es decir, las ganancias. Por ello, todas las personas alcanzadas por la ley deberán pagar: diputados, senadores, jueces, ministros, funcionarios públicos, militares, ingenieros, arquitectos, médicos, enfermeras, modelos, futbolistas, escritores, etc. Se calcula que hoy son 10.000 los contribuyentes a quienes alcanzará la renta personal en su primer año.

No están alcanzados por este impuesto las pensiones que reciban los veteranos, lisiados y mutilados de la Guerra del Chaco ni sus herederos; los beneficiarios de indemnizaciones percibidas por muerte o incapacidad total o parcial, enfermedad, maternidad, accidente o despido; ni las rentas provenientes de jubilaciones, pensiones y haberes de retiro, siempre que se hayan efectuado los aportes obligatorios a un seguro social; ni los intereses, comisiones o rendimientos por las inversiones, depósitos o colocaciones de capitales en entidades financieras del país.

Y aunque el proyecto de ley establece que la Administración Tributaria podrá establecer el pago de anticipos, el fin no es ese. De todos modos, este punto y otros en donde existan dudas serán aclarados por el Ministerio de Hacienda cuando publique la reglamentación.

Para aquellos que ganen más de 10 salarios mínimos, la tasa que se debe abonar es del 10%, mientras que quienes ganen menos de 9 salarios mínimos hasta 3 salarios mínimos, la tasa es del 8%, mientras que los que no alcanzan a ganar tres salarios están exonerados.

HACIA UNA MAYOR EQUIDAD IMPOSITIVA

En el primer año de vigencia, comprenderá a quienes ganen más de G. 16,5 millones por mes, sean legisladores, médicos, modelos, futbolistas, entre otros. Si se justifican los gastos, no se paga nada.

Dejá tu comentario