Mundo

Terrorista desafía a la Justicia de Bélgica: “No les tengo miedo”

“No tengo miedo de ustedes, no tengo miedo de sus aliados, de sus asociados, pongo mi confianza en Alá, y eso es todo”, manifestó Salah Abdeslam en su comparecencia ante la Justicia.

La expectación era máxima en su primera aparición pública. Con una barba poblada y los cabellos engominados, Salah Abdeslam apareció ante los jueces en Bruselas, pero evitó responder a sus preguntas, aprovechando la ocasión para lanzar un desafío en nombre de Alá.

El sospechoso clave de los atentados de París del 13 de noviembre de 2015 (130 muertos) tiene el ceño fruncido cuando penetra en la sala, sin mirar a los allí presentes. Liberado de sus esposas, se retoca el pelo con un movimiento hacia atrás de sus manos y se sienta.

La audiencia permanece de pie con la mirada fija en el acusado, otrora el hombre más buscado de Europa y que no comparece por los atentados de París, sino por un tiroteo con policías en Bélgica en marzo de 2016 que precipitó su captura días después.

El hombre de 28 años parece mirar al vacío. Su vestimenta –chaqueta clara, polo blanco, pantalón negro y zapatos marrones– contrasta con el chándal del otro acusado, Sofiane Ayari. Su rechazo a que se tomen fotografías impide plasmar cómo su pelo y su barba crecieron desde 2015.

No será su única negativa. Al inicio, la presidenta del tribunal Marie-France Keutgen lo invita a levantarse:

–“No deseo responder”, murmura con una voz débil.

+“¿Al menos a las preguntas sobre su identidad?”, insiste.

–“No deseo responder a las preguntas”, reitera antes de sumirse de nuevo en el silencio.

Abdeslam permanece imperturbable durante los largos minutos de testimonio de su cómplice. En ocasiones, se suena la nariz y, de manera menos frecuente, se gira para hablar con su abogado, pero nunca da la impresión de escuchar los debates en la sala. AFP

Dejá tu comentario