País

“Tenemos pacientes jóvenes cuyo único factor de riesgo es obesidad”

 Ingresos. El Hospital de Itauguá recibe entre 10 y 12 pacientes con Covid-19 para internación por día. Males. Obesidad y diabetes, "en competencia" como causa de muerte de los pacientes Covid.

jvargas@uhora.com.py
Pese al sombrío panorama, el ánimo del personal de blanco se mantiene firme en el bloque respiratorio, donde atienden a pacientes Covid, el pánico campea también en los pasillos del Hospital Nacional de Itauguá (HNI). Esto es lo que comenta la Dra. Yolanda González, directora de ese centro asistencial. Hasta allí llegan por día casi una decena de infectados con coronavirus para internación.

Lo que más desconcierto genera es la evolución imprevisible del virus porque ven a diario a jóvenes con la versión más grave de la enfermedad.

Para González, si la gente no adopta las medidas de protección y prevención, la proyección de muertes para octubre puede llegar a ser más de 30 por día.

–Desde su punto de vista, ¿en qué etapa de la pandemia estamos?

–Lo peor está por venir, si la gente no toma conciencia. O volvemos a una fase anterior que la gente resiste, todos entendemos lo económico. Ahora estamos subiendo. En estos días tuvimos 800 positivos y eso si multiplicás por cinco nomás, en qué cantidad se expande (4.000) y cuánto es el porcentaje que va a tener complicaciones.

No sé cómo fue que se instaló el no creer en el virus. Ahora vi que los índices de mortalidad aumentaron. Siempre como primera causa de muerte fue la cardiovascular en el país. Continúa siendo la primera, pero también el Covid empieza a ocupar un lugar arriba porque nunca tuvimos tantos casos respiratorios, no se compara con años anteriores.

–¿Cómo está la ocupación de las camas de terapia?

–En la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) tenemos ocupadas 44 de 52 camas. Ayer estábamos 50 de 52 camas. Cuatro fallecieron y dos recuperaron.

–¿Cuántos fallecidos están teniendo en promedio por día?

–La semana anterior estuvimos con casi cuatro por día. Pero si hay 86 pacientes en terapia, en general, la mitad está en el Hospital Nacional.

–¿Cómo está el estado de ánimo del personal de blanco?

–Hay dos hospitales acá, uno es el polivalente donde están internados los pacientes que habitualmente vienen. Hay menos gente porque limitamos las consultas para evitar aglomeraciones; así como las internaciones normales de clínica médica. Pero el hospital sigue funcionando: Tiene casi 15 cirugías de urgencia por día. Y es esa la zona donde existe mayor pánico del personal de salud. Existe mucho miedo, realmente un pánico.

Y el hospital respiratorio con 120 camas se maneja diferente, acá se piensa en positivo más que en los que están al otro lado. Los que asisten a los pacientes Covid tienen todas las fuerzas, el espíritu y las ganas. El sueldo es muy bajo en comparación a todo lo que uno se expone.

–¿Cómo manejan el estrés?

–El nivel de estrés es muy alto. Tenemos un servicio de salud mental que actúa en forma telefónica con cada una, más que nada porque tenemos muchos funcionarios (médicos, enfermería y personal administrativo) que dieron positivo.

–¿Qué es lo que más estrés genera?

–El miedo en sí a enfrentar a algo que es desconocido y que no se tiene establecido un diagnóstico preciso porque cada cuerpo va a reaccionar, a pesar de toda la medicación, de acuerdo a las defensas que tenga. Y entre estos que murieron en terapia (43 personas), la mayoría estaba entre 60 años o más y el 90% era diabético, el 85% obeso y un 75% hipertenso. Y los pacientes que tienen problemas de asma, también tienen un porcentaje de más de 50%.

La obesidad está dando un papel que no pensábamos que iba a ser comorbilidad, de afectación directa y para la gente joven. Acá tenemos pacientes jóvenes de 20, 30 y 40 años cuyo único factor de riesgo es la obesidad.

Estamos hablando de un 85% de estos pacientes que en estos momentos están ocupando las terapias. Y un 90% son diabéticos. Entre la obesidad y la diabetes están en competencia como causa de muerte de pacientes Covid.

–¿Cuántas bajas de personales en estado de vulnerabilidad tienen en el hospital?

–Tenemos funcionarios entre médicos, enfermería y administrativos que tienen patologías. Muchos de los colegas tienen encima de los 60 años; hay compañeros con problemas graves de salud y son ellos los que están fuera del sistema. Son 172 personas que están haciendo otro tipo de trabajo a distancia. La otra vulnerabilidad de enfermería es que tenemos 60 embarazadas. Ellas tampoco pueden estar atendiendo Covid, les tenemos que dar licencia.

–¿Los números oficiales de casos confirmados, se condicen con lo que puede estar sucediendo?

–Siempre vas a tener un subregistro porque muchos tampoco vienen ni quieren hisoparse, no quieren hacerse las pruebas. En el Nacional estamos haciendo entre 80 a 100 hisopados por día y todos los hospitales juntos. Y en una familia uno se hace el hisopado y probablemente el resto ya no se haga y lo que hacen es cumplir la cuarentena, el aislamiento social.

Tenés que sumarle a esos números reales mucho más, así como pasó con el dengue. Cuántos tuvimos dengue y no nos dimos cuenta, solamente al final nos percatamos y no entramos en una planilla.

–¿Cada caso hay que multiplicar por cuatro?

–Por 4 a 10, así de simple porque podés tener una familia muy amplia; incluso, el entorno de trabajo.

–¿Cómo llegan los pacientes?

–Los que vienen para terapia son cinco por día, mínimo y llegan en mal estado. Y los que vienen por internación, vienen con neumonía Covid, que es la dificultad respiratoria. Y recibimos pacientes de todas partes del país y, eventualmente, del Departamento Central ahora.

–¿Vio alguna vez esto?

–No se compara con nada. Estuve como jefa de Urgencias 18 años que gané por concurso, no vi nunca nada parecido. Pasamos el H1N1, pero no fue así, en absoluto. Ni se compara: me dicen porque no había redes sociales. No, nunca hubo una pandemia. Hubo epidemias, teníamos influenza, siempre nos preparamos para los respiratorios en cada invierno. Ahora estamos viniendo de una avalancha de dengue; sin descanso está el personal de las urgencias y de las terapias.

–¿Cuántos traslados de sanatorios privados tuvieron hasta ahora?

–Tuvimos varios. Sí o sí vienen dos a tres por semana. Una vez que no pueden pagar o hasta cierto punto le cubre el seguro, vienen. Ahora el ministro (Julio Mazzoleni) hizo un convenio con la parte privada, pero no te suma muchos números. A nivel país no sé si llegan a 150 camas UTI. Para mí, mejor invertir en la parte pública que hacer convenios con los privados.

–Hace unas semanas decía que tuvieron 5 ingresos consecutivos a terapia, ¿cómo estamos a hoy?

–Ahora estamos recibiendo entre 10 y 12 pacientes por día solamente para internación; hablamos de pacientes que ingresan graves. Estamos con una ocupación que varía según el día: hoy (por el miércoles pasado) amanecimos con un 86%, ayer estábamos en 90%. Estamos sobreviviendo día a día.

–¿Por qué disminuyó, se curaron o fallecieron?

–Hay altas y óbitos, así nomás es. De hecho hasta ahora tuvimos en la terapia, desde que se inició que fue el 20 de mayo, tuvimos 260 internados, de los cuales 130 dieron positivo. Es decir el 50% dio positivo al Covid en la UTI. Acá recibimos a todos los pacientes respiratorios, igual recibimos, no se le abandona ni se le traslada: toda neumonía o toda infección respiratoria recibimos.

–¿Y cuál es la tasa de mortalidad?

–De los 130 que dieron positivo, el fallecimiento fue de 43 personas, bajo es. Eso es de mayo hasta hoy. Después tenemos que discriminar, porque no lo hice todavía y es que si la muerte es dentro de las 24 horas (dentro del hospital) significa que ya vino mal y no pudimos hacer nada; como estos que llegaban del Alto Paraná. Las muertes que le corresponden al hospital son recién a partir de las 48 horas. Recibimos, incluso, pacientes en paro. Ahora de 130 a 43 es un número bajo, no llega ni al 50%. Estamos bien todavía dentro de todo.

–¿Y de esos ingresos que tienen a diario, todos son graves?

–Cincuenta y cincuenta. Porque lo que ahora nos está apremiando realmente son las internaciones normales; las que no necesitan precisamente UTI. El hospital de internación modular cuenta con 68 camas, pero tiene que ser de alta rotatividad y tenemos tres bloques de positivos de 51 pacientes Covid y el último bloque que me sobra son de sospechosos y ahí es donde estamos al límite. Esto lo hablamos directamente a nivel del Ministerio y se va a construir otro bloque. Al principio eran 64 camas, pero viendo cómo está la situación vamos a ir a 80 camas más. De las 100 que se construyeron, estamos rápidamente viendo eso en vista al aumento (de contagiados) en todo Central. Y uno de los bloques va a ser también de UTI.

–¿Cómo está la ocupación en camas convencionales, porque cuenta que ahí están al límite?

–De las 68 camas, están en estos momentos 51 pacientes internados confirmados; después los sospechosos. Y allí se convierte en una sala múltiple porque no solamente se quedan pacientes respiratorios, sino también pacientes quirúrgicos y obstétricos, pacientes de neurocirugía. Es una sala mezclada de patologías y nosotros al recibir los resultados lo que hacemos es rápidamente separarlos a los sospechosos en una sala de positivos o de negativos. Y ya nos quedamos sin camas, por eso ahora se pretende la construcción. Mientras tanto, el hospital se prepara y en la Urgencia de adultos se está preparando un lugar para los negativos como para tener un refuerzo mientras se tenga el otro bloque que va a tardar todavía todo el proceso (licitatorio).

–¿Y qué capacidad tendrá esa sala para los negativos?

–Y de aproximadamente 15 camas, con una separación según el protocolo de epidemiología. Ahora estoy mandando a adecuar rápidamente porque si continuamos con esta tendencia nosotros vamos a estar rebasados y vamos a tener que reorganizarnos: ampliar hacia otros servicios del hospital a los negativos para separarlos de los positivos. Por eso estábamos insistiendo tanto con tener nuestro laboratorio porque entonces tendremos los resultados más rápido. Eso también está en proceso, hay mucha burocracia.

–¿Qué le dice esta proyección de que se duplicará el número de muertes diarias en octubre?

–Yo salgo del hospital y veo canchitas con gente jugando partido y están sin nada, sin tapabocas. La gente está loca por salir. O sea, la proyección que hicieron de 30 muertos por día podría ir a más, si la gente continúa a este ritmo, sin cuidarse y de no creer porque encima tenemos a los negacionistas con los que también tenemos que lidiar.

Ayer por Twitter les desafié: que vengan a trabajar sin tapabocas y sin protección, como escudo, ya que no creen. Le dije públicamente a un compañero mío de promoción que venga.

Si a este ritmo no tomamos conciencia no sé qué más puede despertarnos ¿50 muertos por día? Ojalá que no, pero es posible. Ya se vio en Ecuador, en Bolivia y me dijeron que era muy catastrófica al hablar de cementerios.

–Habló de habilitar un lugar especial para las víctimas del Covid...

–Y es un tema tabú, pero tendrían que empezar a pensar todos los distritos de Central de crear porque todos los intendentes que me llamaron me dijeron que sus cementerios están llenos. No hay lugar en los cementerios y he visto que Asunción también está con ese problema y esto tiene que ir bajo tierra.

–¿Qué le impulsa a hacer cuestionamientos en las redes sociales?

–Y la impotencia, veo todos los días ingresos. A lo mejor no le toca al infeliz que no se está cuidando; pero veo gente que viene en malísimo estado, familiares desesperados, madres, padres, hermanos, hijos. Es para que entiendan que nosotros estamos dando todo nuestro esfuerzo y dedicación. Es una tristeza enorme porque el esfuerzo que hace el personal de blanco, el esfuerzo de mis colegas y hay gente que hace caso omiso. Es una tremenda desazón.

Suelo ver a mucha gente sin tapabocas, toman tereré juntos. Uno les puede matar a todos como pasó en una favela de Brasil y en una villa en Argentina. Solamente pedimos tres cosas: lavado de manos, el distanciamiento físico y el uso de tapabocas.


Límite. Los casos sospechosos están saturando el hospital modular, por lo que precisan ampliar.

Previsión. La doctora González advierte que de seguir así, se superará la proyección de muertes.

Salgo del hospital y veo canchitas con gente jugando partido y están sin tapabocas (...) La proyección que hicieron de 30 muertos por día podría ir a más, si la gente continúa a este ritmo, sin cuidarse y de no creer porque encima tenemos a los negacionistas, con los que también tenemos que lidiar.

El hospital modular cuenta con 68 camas, pero tiene que ser de alta rotatividad y tenemos tres bloques de positivos de 51 pacientes Covid y el último son de sospechosos y ahí estamos al límite. Esto lo hablamos a nivel del Ministerio y se va a construir otro bloque. Viendo cómo está la situación, vamos a ir a 80 camas más.

Perfil
Yolanda González
Doctora en Medicina. Especialista en Cirugía General. Del Hospital de Clínicas pasó al Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS), donde concursó para jefa de Urgencia de Adultos, luego de pasar por una serie de servicios en el IPS. Se desempeñó como jefa de la Unidad de Cirugías del Hospital Nacional de Itauguá (HNI). Desde febrero de 2019 ocupa la dirección del HNI.

Dejá tu comentario