Economía

Telefónica denuncia sabotaje con el robo de baterías de antenas

 

La telefónica Tigo denunció el sabotaje de sus equipos informáticos, específicamente a través del robo de sus baterías ubicadas en las antenas y sistemas de telecomunicaciones, lo cual perjudica a la firma y a los usuarios del servicio, según detalló Ezequiel Gill, gerente de legales de Tigo.

En el marco de la denuncia, se realizó un allanamiento fiscal en busca de baterías de sistemas de telecomunicaciones. Así, la comitiva fiscal y policial encabezada por la fiscal Silvana Otazú, de la Unidad Especializada en Delitos Informáticos, allanó un local en San Lorenzo, el viernes último, en busca de indicios respecto a una denuncia, donde se hallaron unas 53 baterías de la telefónica Tigo.

Según la denuncia de la firma, se habría sustraído gran cantidad de baterías pertenecientes al suministro de energía de alimentación de las fuentes de provisión del servicio de internet y otros elementos de las antenas. La intervención se llevó a cabo en el marco de un procedimiento conjunto entre el Ministerio Público y el Departamento Contra el Crimen Organizado de la Policía Nacional.

“Más allá del valor monetario causado por el sabotaje sistemático a nuestras redes, este problema también afecta a las personas que dependen de los servicios que prestan las empresas de telecomunicaciones”, indicó Gill, de Tigo, en alusión al reciente allanamiento en un comercio de San Lorenzo.

Cerca de 67 unidades de baterías se roban por semana, llegando a unos 1.600 casos en los últimos tres meses, según estimó el funcionario de Tigo, quien detalló que los aparatos son sustraídos por los delincuentes de antenas de gran dimensión y de tendidos eléctricos situados en la vía pública. Gill explicó, además, que la importancia de estos aparatos radica en que permiten mantener estable el flujo de comunicaciones en la red de telefonía móvil, internet y televisión, en especial cuando hay cortes de energía eléctrica.

“Más que simples robos, consideramos que existe un sabotaje a nuestras redes. Nos basamos en la reiteración constante de estos hechos, casi sistemáticamente, y que podría vincularse a gavillas detrás de estos episodios”, dijo. Gill lamentó que las pérdidas se trasladen al consumidor final, “quienes no pueden usufructuar el servicio ante un corte de energía eléctrica”.

Temas

Dejá tu comentario