Interior

Taxistas de Hernandarias repararon peligrosos baches de supercarretera

Juntaron sus aportes para poder comprar siete bolsas de cemento, piedra triturada y así cerrar los pozos, donde más de un automovilista sufrió accidentes. Contaron con ayuda de la Patrulla Caminera.

Noelia Duarte Solís

HERNANDARIAS

Miembros de la Federación de Taxistas de Hernandarias juntaron sus aportes entre compañeros y se pusieron a reparar un sector de la supercarretera en el km 23, zona conocida como Yvága Rape. El tramo cuenta con pozos que son un peligro para los automovilistas.

Juan Miguel Acuña dijo que juntaron siete bolsas de cemento, cuatro metros de arena, piedra triturada y otros materiales, para realizar el arreglo de la capa asfáltica que estaba con enormes pozos. Contaron con el apoyo de agentes de la Patrulla Caminera, que estuvieron guiando a los automovilistas mientras los demás reparaban la vía.

Los taxistas indicaron que ayer, en horas de la mañana, una camioneta quedó con las llantas deportivas destrozadas, pues no pudo esquivar el bache y se llevó la peor parte. Situaciones similares ocurren con personas que no conocen la ruta y caen en los pozos dispersados a lo largo de la ruta.

Los taxistas organizados de Hernandarias ya conversaron con los demás intendentes de la zona norte del Alto Paraná (Santa Fe del Paraná, San Alberto, Itakyry, Minga Porá, Hernandarias y Mbaracayú) para llegar junto a James Spalding, director paraguayo de Itaipú, buscar una salida a este problema que arriesga vidas.

"Mucha gente destruye sus vehículos. Nosotros los taxistas ya sabemos dónde están los baches más profundos y tratamos de esquivar, pero hay gente que no sabe. Hasta ahora son daños materiales en los vehículos, pero si esto no se repara, puede haber muertes", insistió el dirigente de los trabajadores del volante.

Urge la reparación de la vía hasta la zona de cruce Carolina (Canindeyú), porque cuenta con baches y ondulaciones en, prácticamente, toda su extensión. Hace unos años, el Ministerio de Obras Públicas (MOPC) quiso colocar peajes en ese tramo y hubo una férrea oposición de toda la población de la zona norte del departamento.

Cuentan que la idea fue primero instalar los peajes y luego realizar la reparación de la vía, por lo que no aceptaron, ya que la contrapartida no era segura y podría tercerizarse la concesión, tal como se dio en la ruta internacional Nº 7.

OTRAS ZONAS. De acuerdo con lo mencionado por los taxistas, para los próximos días harán otro bacheo en la zona de Acaraymí, donde también la ruta tiene pozos profundos que ponen en riesgo la seguridad de las personas que la utilizan diariamente.

Todo dependerá del dinero que recauden para comprar los materiales. No rechazan la cooperación de otros sectores de la comunidad, tanto para la tarea de bacheo como con la provisión de materiales.

El fin de semana, a cuadras del microcentro de Hernandarias, un grupo de jóvenes organizados también reparó la supercarretera. Todo fue con base en la autogestión.

Dejá tu comentario