País

Taxistas deben cargar combustible en estación del gremio o les cortan radio

 

Los trabajadores aglutinados en la Asociación de Profesionales Taxistas de Asunción (APTA) reconocieron estar obligados “diplomáticamente” a cargar combustible de la estación de servicio que administra el gremio, ubicado en la avenida Félix Bogado y Teniente Manuel Blas Garay, o no se les transfieren los llamados que ingresan por el sistema radiotaxi. Un dirigente aseguró que con el dinero excedente adquieren vehículos para vender a los asociados.

“Es una resolución de asamblea en la que se acordó que los asociados realicen una carga básica. Salvo situaciones excepcionales como el hecho de que el conductor esté enfermo o el vehículo está descompuesto. Cuando están trabajando tienen que ir a cargar. No hay una obligatoriedad en el caso de que no disponga del sistema de radiotaxi”, indicó el presidente de APTA, Arístides Morales, en declaración a medios de prensa. En el caso de que dichos usuarios de radio no se ajusten a la disposición, Morales reconoció que se les corta el sistema, es decir, no pueden reportar el servicio por radiotaxi.

El secretario general de delegados de la asociación, Máximo Céspedes, señaló a ÚH que el propietario de la gasolinera es APTA y el emblema Puma Energy provee el combustible. “Como gremio usufructuamos una estación de servicio y toda la ganancia se utiliza para el mantenimiento de los personales. Tenemos más de G. 100 millones en gasto de personal; playero, lavadero, gente en base, secretarios“, afirmó.

Alegó que no son significativas las ganancias, pero sin embargo compran vehículos para venderlos a los asociados. “No suele haber excedentes, si hay se usa por ejemplo para el proyecto de renovación de autos. De acuerdo con lo que se pueda tener, la asociación compra vehículos y vende a los compañeros en cuotas”,dijo.

La estación ya fue un bien adquirido desde antes de la época de la dictadura, según Céspedes. El sitio está habilitado para todos los automovilistas y aseguró que hay un descuento de 60 guaraníes por litro. Sostuvo que en realidad no se obliga a los asociados a cargar combustible de dicho sitio. “Se les pide que carguen el combustible a los compañeros que utilizan los beneficios que da la asociación como el radiotaxi, app, lavado y otras cuestiones”, remarcó.

POLÉMICA. Desde semanas pasadas existe un enfrentamiento entre el enjambre amarillo y las plataformas MUV y Uber. Desde el primer citado grupo cuestionan que las app oferten un servicio a bajo costo mientras que para los taxistas el precio a cobrar es regulado por los municipios.

En tanto que la ciudadanía cuestiona a los taxistas el hecho de que no tributen a la Comuna por la ocupación de espacios públicos, mientras que las paradas de taxis se ofertan hasta por la web desde G. 90 a G. 200 millones dependiendo de la ubicación.

Desde MUV manifestaron que debería ser la Dirección Nacional de Transporte (Dinatrán) la que regule el servicio y no el municipio, ya que para el traslado se atraviesa por varias ciudades. Al respecto, Céspedes señaló que desde APTA consideran que se debe defender la autonomía municipal.

El miércoles se cumple el plazo de pedido de informe que solicita la Junta Municipal de Asunción sobre cuestiones como: Quiénes son los propietarios reales de las paradas de taxis, cuánto cobran a cada taxista por el usufructo de ellas, cantidad de espacios habilitados, montos abonados por la Asociación de Profesionales Taxistas de Asunción (APTA) y el detalle de los mismos. También cuál es el mecanismo de una persona interesada que tiene vehículo y que desea tener una parada.

Dejá tu comentario