Nacionales

Suboficial Morínigo hacía trabajos de inteligencia encubierto, según carta del EPP

En la carta atribuida al autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo, el grupo armado, entre otras cosas, dice que el suboficial Edelio Morínigo era un infiltrado que realizaba trabajos de inteligencia para encontrar a los miembros del EPP. Además tilda al efectivo policial de "prisionero de guerra".

"El policía Edelio Morínigo Florenciano estaba haciendo trabajo de inteligencia, tratando de ubicar nuestro campamento para que luego el enemigo despliegue toda su fuerza sobre nosotros. Para su cobertura le usó a civiles y un niño que se quisieron hacer pasar por cazadores", expresa el comunicado que fue encontrado este martes en la vivienda de Obdulia Florenciano, madre del uniformado.

"Al suboficial no le torturamos y hemos respetado todos sus derechos como prisionero de guerra, está vivo y goza de buena salud", señala la carta, primera comunicación del grupo armado con los familiares del secuestrado.

En el último párrafo advierten a la población civil que no se deje utilizar como cobertura para entrar a los montes ya que la próxima vez todos los que ingresen serán retenidos, según indicaron.

"Canjearemos al suboficial Edelio Morínigo. Le damos al Gobierno un plazo de ocho días para que liberen a media docena de epepistas prisioneros políticos del Gobierno. Al cumplirse el plazo si no liberan a nuestros camaradas procederemos a ejecutar al prisionero, el plazo vence el 14 de octubre del 2014", termina el escrito.

      Embed

La madre del suboficial había denunciado que su hijo fue secuestrado por doce personas el pasado 5 de julio luego de que ingresara al monte para cazar en compañía de unos amigos.

En el escrito igualmente afirman que siguen en la guerra revolucionaria contra el gobierno del presidente Horacio Cartes, al que califican de narcotraficante, al igual que a los ganaderos de la Asociación Rural del Paraguay (ARP).

Señalan que los integrantes de la Fuerza de Tarea Conjunta en todos sus operativos demuestran su criminalidad y que "bajo los efectos del alcohol y las drogas" supuestamente han torturado a campesinos en sus chacras a plena luz del día.

Expresan que el 5 de setiembre la FTC acribilló cobardemente a dos padres y una madre de familia en Kurusu de Hierro.

"Los policías y militares son muy valientes para torturar y asesinar a civiles desarmados, reprimir manifestaciones obreras, campesinos y estudiantes y huyen despavoridos cuando deben enfrentarse de igual a igual a combatientes epepistas", señala el comunicado.

 

Temas

Dejá tu comentario