Sucesos

Suboficial herido en Capitán Giménez cree que el disparo fue un ataque

El suboficial Raimundo Pereira, herido de bala en la subcomisaría de Capitán Giménez, Concepción, dio detalles de lo ocurrido cuando fue disparado. Al descartar que se trate de un hecho accidental, dijo que se salvó porque justo se movió de donde estaba sentado.

El ministro del Interior, Carlos Filizzola, calificó como un accidente el hecho ocurrido en la subcomisaría de Capitán Giménez, cuando resultó herido Pereira, de 33 años, quien está al servicio policial hace unos 15 años. Fue en conversaciones con la prensa en la noche del miércoles. Esta dependencia policial ya había sido atacada por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), a finales de setiembre.

Sin embargo, para el agente afectado todo apunta que fue atacado, pues, relató, que el tiro, según escuchó, provino del monte.

En contacto con radio Monumental 1080 AM, Pereira comentó que se salvó de recibir un disparo en su corazón porque justo se levantó para darle unos G. 2.000 a su camarada, para la compra de una gaseosa.

"Me iba a levantar (de donde estaba sentado) para dar la plata, y al agacharme, escuché un disparo y le dije al suboficial que estaba conmigo que se me disparó. No sabíamos desde hacía donde vino el disparo en ese momento", manifestó.

"<strong>Si no hacia ese movimiento me iba a dar justo en el corazón. Me salvé </strong>", expresó luego. El disparo fue hecho con un arma larga y le afectó en la espalda, sin afectarle afortunadamente los órganos vitales.

Manifestó, igualmente que el disparo fue para él porque era el único que portaba una manga y cinta reflextivas, que dijo, él se las tuvo que comprar.

Indicó que el hecho se produjo cerca de las 21:30 de este miércoles, cuando estaba de guardia, y poco después de haber estado realizando un control rutero frente a la subcomisaría.

Los dos agentes que estaban con él en el puesto policial hicieron cuerpo a tierra. En tanto, el agente cayó al piso desangrado, hasta que una hora después vino un móvil de la Comisaría de Horqueta para auxiliarlo. Fue derivado a un centro médico privado, que comentó lo paga él de su salario de policía.

Pereira reveló lo desprotegido que se encuentran los efectivos policiales de la zona ante cualquier ataque del EPP. En ese orden, dijo que en la subcomisaría de Capitán Giménez, a unos 10 kilómetros de Horqueta (Concepción), no cuentan con chalecos antibalas, y que en su caso en particular, tiene un arma calibre 38 desde hace 14 años.

Dejá tu comentario