Política

Sostienen que existen elementos suficientes para juicio al contralor

El enjuiciamiento de Enrique García prosigue hoy en la Cámara de Senadores, luego de que estuviera encajonado por varios meses. Los diputados aprobaron en marzo del año pasado.

La diputada liberal Celeste Amarilla, una de los fiscales acusadores en el juicio político al titular de la Contraloría General de la República (CGR), Enrique García, dijo que existen suficientes causales para enjuiciarlo y sostuvo que no está enterada de ninguna negociación que busque salvar al contralor.

La legisladora indicó que evidencias contra García siempre existieron y que las causales son muy claras, desde la presentación del libelo acusatorio que se hizo en el periodo pasado, más la ampliación propuesta por la bancada cartista. “Por supuesto que hay causales”, aseveró.

Las causales por las que iniciaron el enjuiciamiento a García incluyen la comisión de delitos, asignación irregular de viáticos, contratación irregular de consultoría, concesión indebida de privilegios a allegados y tráfico de influencias. De hecho, García fue imputado por producción de documentos no auténticos y uso de documentos públicos de contenido falso. Los antecedentes se remiten al conflicto entre Ivesur y la Municipalidad de Asunción, donde él se desempeñaba como asesor jurídico, antes de ser contralor.

A estas causales fueron agregados el enriquecimiento ilícito y el lavado de dinero.

Amarilla indicó que junto con sus dos colegas, los colorados Ramón Romero Roa y Hernán Rivas, se reunieron para coordinar la presentación que harán ante la Cámara de Senadores, donde debe continuar el proceso iniciado en Diputados.

La dirigente liberal mencionó que el juicio político, tal como su nombre lo dice, es una decisión política, por lo que un motivo es más que suficiente para llevar adelante un enjuiciamiento.

CREDIBILIDAD. Señaló que García perdió credibilidad ante la gente y, asimismo, hizo perder credibilidad a la propia institución.

“La Contraloría era una institución temida, poderosa. Hoy, cuando vemos cualquier informe de Contraloría, la gente dice: quién sabe cuánto se pagó. Él perdió credibilidad (por García), por lo menos de nuestra parte, y eso ya basta para un juicio político”, puntualizó.

Expresó que el enjuiciamiento al contralor es independiente de que su caso vaya después a la Fiscalía, en donde incluso puede ser investigado y no ser acusado. “Pero el juicio político es cuando un funcionario ha perdido la credibilidad y la confianza del pueblo, de eso se trata”, acotó.

En otro momento, dijo que los fiscales acusadores no tienen la obligación de demostrar lo que él hizo. “De ninguna manera. Nosotros simplemente presentamos la acusación. Hay hechos que le hacen perder la confianza de la ciudadanía y en este caso de la Cámara de Diputados”, añadió.

Reiteró que García desprestigia a la Contraloría y le hizo perder credibilidad.

La Cámara de Diputados aprobó en marzo de 2018 este juicio político. Recién en julio de ese año remitió el documento a la Cámara Alta (Senado) y desde ese entonces está en espera de que el proceso culmine el próximo 24 de abril.

La Contraloría era una institución temida, poderosa. Hoy la gente perdió la confianza y no hay credibilidad. Celeste Amarilla, diputada PLRA

Dejá tu comentario