Arte y Espectáculos

Sinéad O'Connor no quiere pasar más tiempo con "gente blanca"

La cantante irlandesa conocida como Sinéad O'Connor hasta su reciente conversión al islam aseguró que no quiere pasar más tiempo con gente blanca porque, según ella, es asquerosa.

En una serie de mensajes publicados en su cuenta de Twitter, Shuhada' Davitt, nombre actual de Sinéad O'Connor, pidió perdón por sus dichos, pues reconoce que puede ser racista. Aseguró que el Señor necesita "trabajadores para hacer el trabajo sucio".

"Lo que voy a decir es tan racista que nunca creí que mi alma podría sentirse así. Pero de verdad nunca pasaré más tiempo con gente blanca (si así es como se llama a los no musulmanes). Ni un minuto más, por ningún motivo. Son asquerosos", escribió la artista dublinesa, de 51 años.

Embed

En los tuits, criticó a los teólogos cristianos y judíos que atacaron su nueva fe y al presidente estadounidense, Donald Trump. También cuestionó si Twitter le censurará sus comentarios, mientras que al mandatario republicano le "permite vomitar inmundicia satánica incluso sobre mi país".

"Todo el mundo dice que los pobres americanos son víctimas de Trump. Pero ustedes lo contrataron. Así que despídanlo. Si no, serán cómplices. Pasa lo mismo con todo lo relacionado con el llamado terrorismo islámico. Que es exactamente lo que el diablo quiere y ama", dijo Davitt.

Embed

"Ninguna persona irlandesa sobre la tierra estaría en desacuerdo -prosiguió-. Nosotros no echamos a la Iglesia. Les dejamos que abusasen de nuestros hijos bajo nuestras narices y no hay recompensa".

En su último mensaje al respecto, la cantante justifica su controvertido hilo en la red social: "Si es de locos preocuparse. Entonces azótenme el trasero y llámenme loca".

Nota relacionada: La cantante irlandesa Sinéad O'Connor se convierte al islam

Sinéad O'Connor alcanzó fama mundial en los años 90 con el tema del cantante Prince "Nothing Compares 2 U". También es recordada por romper en 1992, en una cadena de televisión estadounidense, una fotografía del entonces papa Juan Pablo II, en protesta por los abusos sexuales cometidos contra menores.

Siete años después, se ordenó sacerdote de la orden católica disidente de los tridentinos en una ceremonia celebrada en Francia, tras la que adoptó el nombre de Madre Bernadette Mary.

En los últimos años, la cantante también declaró que lucha contra la depresión y un trastorno bipolar y que tuvo pensamientos suicidas, tras confesar que ella misma fue víctima de abusos en su infancia

Fuente: EFE.

Dejá tu comentario