Política

Sicosis por el cuartel colma de objetores la Defensoría del Pueblo

Cientos de jóvenes acudieron desde esta semana a las sedes de la Defensoría del Pueblo en varios puntos del país, confundidos y temerosos por la vuelta del servicio militar obligatorio (SMO).

Varias sedes de la Defensoría del Pueblo se vieron abarrotadas ayer por la cantidad de jóvenes que fueron a solicitar su carné de objetores de conciencia, muchos de ellos confundidos por las distintas versiones sobre las multas que deben pagar quienes no deseen cumplir con el servicio militar obligatorio (SMO).

El defensor del pueblo, Miguel Godoy, confirmó que “muchísima gente” se presentó en el local de Asunción. “Aproximadamente 300 a 400 jóvenes se inscribieron como objetores de conciencia, y manifestaron la imposibilidad de pagar la multa porque están buscando trabajo. Recibieron sus carnés de manera gratuita”, indicó.

Agregó que la Defensoría atendió “con mucho esfuerzo” a los solicitantes, teniendo en cuenta la cantidad que se presentó. Informó que las oficinas del interior también recibieron a cientos de objetores. De hecho, esta situación se vivió en ciudades como Encarnación, Villarrica y Ciudad del Este.

Godoy admitió que es inusual la cantidad de solicitantes, teniendo en cuenta que normalmente se presentan cinco personas por día. Igualmente, refirió que hay un plazo de gracia de seis meses resuelto por el Consejo Nacional de Objeción de Conciencia, con lo cual piensa que disminuirá la gente que pida su carné de objetor. Este tiempo será utilizado para la socialización de la reglamentación de la objeción de conciencia.

El defensor del pueblo apuntó además que la Defensoría atiende de lunes a viernes, de 7.00 a 14.30, y el único documento necesario para el trámite es la cédula de identidad.

Filas. El reflote del SMO movilizó a cientos de jóvenes ayer. En los últimos días se registran largas filas frente a la Dirección de Objeción de Conciencia, dependiente de la Defensoría del Pueblo. En Asunción, la fila se extendía por más de 200 metros y la misma situación se registró en Ciudad del Este.

Desde el anuncio de la entrada en vigencia del Consejo Nacional de Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio, la Defensoría del Pueblo registra un promedio de 1.700 solicitudes de objeción por mes, según los datos brindados por Eva Giménez, titular de la Dirección General de Objeción de Conciencia de la Defensoría del Pueblo.

La funcionaria afirmó que la mediatización de los temas vinculados con servicio militar obligatorio incidió en el incremento de estas cifras.

En el sur. Asimismo, en la Gobernación de Itapúa, Encarnación, donde funciona la Secretaría de la Defensoría, cientos de jóvenes se volcaron desde esta semana para declararse objetores, y muchos llegan desde otras ciudades porque es la única oficina que funciona para todo el departamento.

La mayoría de los jóvenes son empujados por los padres, ante el temor de que sean detenidos en la vía pública por los militares y sean incorporados a filas del ejército.

“Hemos atendido unos 800 jóvenes, muchos de ellos vuelven a sus casas porque me es imposible poder con todo, no existe la mínima posibilidad física de poder atender y pido disculpas por ello”, confesó Mirian Fernández, responsable de la oficina local de la Defensoría.

Dejá tu comentario