Nacionales

Sesión ordinaria sin cuórum, una práctica que descontroló a Paraguayo Cubas

En la Cámara de Senadores se produjo, este jueves, uno de los mayores escándalos de los últimos tiempos en el escenario político, cuyo protagonista principal fue el siempre polémico Paraguayo Cubas. El conflicto se originó a causa de una mala práctica en la que incurren los legisladores.

Los gritos, insultos y desafíos, otra vez, se hicieron presentes en la Cámara Alta, ante la mirada asombrada de varios senadores, trabajadores de prensa y funcionarios del Congreso. Un nuevo espectáculo bochornoso se registró en el Congreso.

En el Senado, se establecieron los días jueves para llevar a cabo las sesiones ordinarias y dar cumplimiento a lo estipulado en el artículo 88 de su reglamento interno. La convocatoria se hace para las 9.00.

Si a esa hora no se llega a reunir la cantidad mínima de 23 parlamentarios para dar el cuórum correspondiente, se tienen 20 minutos de tolerancia. Si pasado ese tiempo tampoco se tiene la asistencia requerida, el presidente de la Cámara debe levantar la sesión.

En reiteradas ocasiones, los legisladores hacen caso omiso a esas disposiciones reglamentarias, llegando tarde a sus bancas o retrasándose, como estrategia para no realizar la sesión ordinaria y así solicitar la convocatoria a una extraordinaria.

Lea más: "Paraguayo Cubas amenaza con quemar el Congreso por ausencia masiva de senadores"

¿Cuál es la diferencia?

Durante las sesiones ordinarias, los legisladores tienen la atribución de hacer uso de palabra y referirse a un tema en particular o de interés público, muchas veces polémico. En cambio, en las extraordinarias solo se limitan a tratar los puntos establecidos en el orden del día.

Y fue lo que sucedió en la mañana de este jueves. Llegó la hora para sesionar y la ausencia de senadores era masiva, por lo que el titular del cuerpo legislativo no tuvo otra opción que levantar la sesión y llamar a una extra.

Esta situación provocó el enojo del senador de Cruzada Nacional, Paraguayo Cubas, quien en forma vehemente salió de su curul y fue a encarar al presidente de la Cámara Alta, Silvio Ovelar.

show de Payo Cubas.mp4

Con una mirada incrédula, el colorado escuchaba la exigencia de su colega: el descuento de G. 10 millones a todos los legisladores ausentes. Incluso, Cubas amenazó con quemar el Congreso, con Ovelar adentro, si no cumplía con su pedido.

En la ordinaria Payo Cubas pretendía referirse a las manifestaciones ciudadanas en Concepción y Ciudad del Este, ciudades donde se exige fuertemente la intervención de los municipios. En la Cámara de Diputados se debe definir si se interviene o no la administración de Sandra McLeod.

Estos pedidos de intervención son el centro de atención de la ciudadanía y, aparentemente, los legisladores querían evitar dar sus opiniones al respecto, pues en esas ciudades tienen sus respectivas bases políticas.

El descontrol se apoderó del Senado

Paraguayo Cubas se cruzó con el cartista Antonio Barrios, quien se disponía a ocupar su banca luego de levantarse la sesión ordinaria y, entre otras cosas, le dijo que le iba a cintarear por delincuente, acusándole de robar en el Ministerio de Salud.

Luego apuntó sus dardos a Juan Darío Monges, mientras el colorado lo desafiaba a que se acerque hasta su banca. Cuando Cubas se disponía a ir para enfrentarlo cara a cara, fue contenido por varios de sus colegas.

Nota relacionada: "Senado realiza una extra, tras incidentes e insultos de Paraguayo Cubas"

Ya sabía lo que se venía. Unos minutos después de levantarse la ordinaria, varios parlamentarios que estaban en el edificio fueron ocupando sus lugares en la sala de sesión para solicitar una extraordinaria, solicitud a la que se allanó el titular del cuerpo legislativo.

La intención de aquellos que no se presentaron al inicio fue clara, evitar el estado de uso de oradores y pasar directamente a los proyectos de ley que debían ser analizados, una práctica, incluso, reconocida por varios de ellos.

En la última etapa del periodo legislativo anterior se dio esa situación un sinfín de veces debido a la proximidad de las elecciones generales, que se desarrollaron en el mes de abril.

Con insultos buscó impedir la extraordinaria

Ya con un ambiente caldeado y bochornoso, Silvio Ovelar dio inicio a la sesión extraordinaria, lo que enervó aún más a Paraguayo Cubas, que nuevamente se levantó para encarar al titular del Congreso.

“Le vas a cobrar G. 10 millones a cada uno de los ausentes o si no, sos cómplice de esta situación. Le vas a descontar a estos hijos de puta”, le dijo, mientras Ovelar intentaba hacerle entender que estaba actuado con base en el reglamento y le pedía que ocupe su curul.

Más sobre el tema: "Senadores no se animan a sancionar a Paraguayo Cubas"

Tal hecho no sucedió y Paraguayo Cubas lanzó sus insultos a todas las demás bancadas: al Frente Guasu, al Partido Democrático Progresista, Patria Querida, PLRA y Partido Colorado. “Son todos la misma mierda, vayan a cagarle al pueblo”, espetó.

Además, se enfrentó duramente con Desirée Masi, a quien le dijo en reiteradas veces que se “ vaya a la puta” y "delincuente", refiriéndose al caso de los helicópteros por el cual fue investigado su marido, el ex ministro del Interior Rafael Filizzola.

Luego de idas y vueltas, se logró realizar la sesión extraordinaria para tratar los 15 puntos establecidos. Sin embargo, una vez más, quedaron en evidencia los malos hábitos dentro del Congreso Nacional.

Dejá tu comentario