Nacionales

Servicio militar u objeción de conciencia: ¿Cuánto hay que pagar en cada caso?

En Paraguay, los hombres mayores de edad, a partir de los 18 años, deben cumplir con el Servicio Militar Obligatorio (SMO) u optar por la objeción de conciencia. En ambos casos se establecen diferentes montos a pagar, de acuerdo a ciertas circunstancias.

Tanto el Servicio Militar Obligatorio (SMO) como la objeción de conciencia están estipulados en la Constitución Nacional. Cada una de estas figuras, además, tiene vigente una legislación sobre su aplicación.

A través de la Ley 569/75 se reglamentó el SMO, que rige para todo ciudadano paraguayo mayor de edad. En tanto, con la objeción de conciencia se hizo lo propio a través de la Ley 4013/10.

Ambas normativas exigen un desembolso de dinero en ciertas circunstancias. En el caso del SMO se tiene la tasa militar y para quienes no realizan el servicio sustituto marcado para los objetores de conciencia, una multa.

En cada caso se establece un monto diferente, de la siguiente manera:

Tasa militar en las Fuerzas Armadas

El coronel Félix Aranda, director de Comunicaciones de la Fuerzas Armadas (FFAA), explicó que el SMO es para jóvenes de entre 18 y 26 años. Existen dos periodos de reclutamiento, en febrero y en agosto; en el 2019 el llamado será para la promoción 2001.

Nota relacionada: Postergan un proyecto y objetores a ley de servicio militar podrían pagar multas

En caso de estar en la franja etaria del servicio militar pero no corresponder a la promoción afectada, el ciudadano puede presentarse igual, para obtener una libreta de baja de las Fuerzas Armadas, pasando a ser lo que es conocido como "excedente".

Este grupo debe abonar en concepto de tasa anual el costo correspondiente a dos estampillas durante ocho años consecutivos, pudiendo el afectado abonarlo de una sola vez.

La Dirección de Reclutamiento comunicó que para cada estampilla se estableció un costo fijo, de G. 45.000, lo que anualmente resulta en un total de G. 90.000.

A partir de los 26 y hasta los 50 años, los ciudadanos que opten por inscribirse en las FFAA deberán abonar en concepto de tasa militar el costo de cuatro estampillas (G. 180.000) por un periodo de 8 años para regularizar su situación, lo cual podrá hacerlo de una sola vez o de forma anual. Esto representa la suma total de G. 1.440.000.

Multa al empleador

La Ley 569, que ya tiene más de 40 años de vigencia, también contempla, en su artículo 47, una sanción para el empleador que admita en empleos públicos o privados a los infractores y a los que no estén al día con la tasa militar correspondiente.

En este caso, la empresa deberá abonará en concepto de multa el equivalente a tres salarios, por cada uno de ellos y por año, sin perjuicio del cumplimiento del servicio militar por parte del infractor.

Multas por no cumplir con servicio sustitutivo

A partir del 2 de enero del próximo año, regirá el Consejo Nacional de Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio, el cual estará a cargo de la aplicación de la Ley 4013/10.

Entre otras cosas, este órgano determinó que todo varón de entre 27 y 50 años que no cumplió con el SMO y quiere ser objetor de conciencia deberá solicitar su carnet correspondiente pero debe regularizar su situación.

Estas personas serán multadas con G. 400.000, que deberán ser abonados en un solo pago, en el Banco Nacional de Fomento. Los mismo se establece para otros objetores que no cumplan con el servicio sustitutivo, por diferentes motivos.

Sin embargo, se establece la posibilidad de declararse insolvente, para los jóvenes que no generan ingresos.

Otra de las sanciones que se contemplan para los infractores que no paguen dicha multa es la de no poder renovar documentos personales, entre ellos el registro de conducir o el pasaporte, ni concursar por cargos públicos.

Dejá tu comentario