Nacionales

Ser niña y ser pobre, el doble castigo de miles de paraguayas

Según el último informe de las Naciones Unidas, en Paraguay, nacer niña y ser pobre es un doble castigo. Las menores de edad están prácticamente condenadas a no recibir educación y a ser víctimas de abuso sexual.

El último informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) revela que las desigualdades entre niñas y adolescentes pobres y las de mejor posición socioeconómica son altas.

La falta de acceso a educación, a educación sexual integral y a salud pública de calidad es una de las causales principales de los embarazos adolescentes y el abuso sexual que sufren cientos de niñas en el país.

A ello se suma la deserción escolar debido a las maternidades tempranas, lo cual les impide tener autonomía y elegir con libertad cuándo, con quién y cuántos hijos quieren tener.

Paraguay registra el mayor índice de embarazos adolescentes en la subregión de América, puesto que anteriormente lo ocupaba Brasil, comentó en conferencia de prensa Rocío Galiano Marés, representante nacional de Unfpa.

Lea más: Hubo seis denuncias de abuso sexual en niños, niñas y adolescentes al día

Muchas jóvenes mujeres y menores de edad están incluso condenadas a morir por no ser tenidas en cuenta como principal foco de la educación y políticas públicas que las protejan y las formen empoderadas para el futuro, de acuerdo con los datos.

De los 100.000 nacimientos que se registraron en el país en 2018, 20.000 fueron partos de niñas y adolescentes de 10 a 19 años; de este total, 700 nacimientos corresponden a niñas de 10 a 14 años, que, claramente, fueron víctimas de abuso y violencia sexual, lamentó.

Niñas Pobres.png

La representante agregó que una de cada 10 mujeres de entre 15 a 49 años de edad, (12% de la población actual), no accede a ningún método anticonceptivo, lo que sigue marcando la diferencia entre una mujer con mejor posicionamiento económico en comparación con las mujeres rurales, adolescentes pobres e indígenas.

Lea más: MEC prohíbe utilización de guía sobre educación sexual para docentes

“Si bien hemos avanzado, vemos que todavía hay quienes no tienen posibilidad de decidir cuándo, cuántos y con quién tener hijos, porque no tienen el acceso a educación”, cuestionó Galiano.

Lo realmente alarmante es que una de cada 20 niñas y adolescentes, y una de cada 10 niñas y adolescentes indígenas (de 10 a 14 años) tienen hijos. Esto no se da en ninguna menor de edad de la misma franja, pero de un sector minoritario y privilegiado de la sociedad, según el informe.

Nota relacionada: Ministra de la Niñez aboga por desnaturalizar el abuso en niños

“El acceso no indica solamente con que estén los métodos anticonceptivos disponibles, sino tiene que ver también con las condiciones de vida de esas personas, las normas culturales que hacen que, muchas veces, las mujeres, aunque quieran no puedan acceder a ellos por la situación educativa”, refirió la experta.

Describió que una de los principales causales de falta de educación es la zona geográfica donde viven, lejos de escuelas y de hospitales.

Lea también: Niña de 12 años en grave estado tras presunto aborto en San Pedro

“La educación sexual es la única forma de prevenir los embarazos adolescentes y abusos sexuales. La única forma en que una persona contará con los elementos para tomar sus propias decisiones, saber a quiénes recurrir en situaciones de abuso, o en situaciones que limiten su autonomía”, mencionó.

Lamentó que esta realidad afecte directamente al bono demográfico alto y bueno que presenta Paraguay. También que los embarazos adolescentes hayan dejado una pérdida de USD 4.812 millones del producto interno bruto (PIB).

Los programas de educación sexual integral disminuyen no solamente la conducta de riesgo de los adolescentes y jóvenes, sino también la cantidad de parejas y la frecuencia, con lo cual el efecto de estos programas es absolutamente positivo, no solamente con embarazo adolescente, sino también con la prevención de enfermedades de transmisión sexual, según los datos.

Celebró que la educación sexual integral sea un tema de debate que el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) llevó recientemente a una futura mesa de diálogo, ya que consideró que el objetivo tanto del Estado como de las organizaciones no gubernamentales es el consenso.

Pidió que el diálogo y debate se haga lo antes posible, ya que la única propuesta que presentarán al Gobierno nacional, como solución a esta problemática que crece y crece, es justamente educar sin miedo, debatir y hacer entender a las niñas y adolescentes que ellas son dueñas de su futuro y pueden tomar sus propias decisiones.

Dejá tu comentario