Senavitat plantea viviendas en Central para nativos que viven en inquilinatos

La Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat) tiene previsto construir viviendas este año en comunidades indígenas, ubicadas en el Departamento Central.

De los seis asentamientos reconocidos por el Instituto Nacional del Indígena (Indi), en el área metropolitana, dos establecimientos se encuentran en condiciones legales pertinentes para el efecto.

Una comunidad está en Itá, la otra en Luque; por lo que allí se levantarán eventualmente las primeras casas para indígenas, a partir de los proyectos habitacionales que sean seleccionados en marzo entrante.

A criterio de Adolf Sauer, coordinador de la Unidad de Transparencia de la Senavitat, este programa permitirá ofrecer una vivienda digna a aquellas familias que están en situación de calle o que viven en alquileres insalubres en Asunción y alrededores. Pero, es consciente de que el reasentamiento en dichas comunidades –apuntó– dependerá de las gestiones que se hagan a instancias del Indi, en virtud de los componentes culturales que rodean a los nativos.

"Por eso estamos viendo con el Indi la posibilidad de que en el marco de esta convocatoria, familias de origen indígena que se encuentren de alguna manera dispersa en el Departamento Central –no habitando en comunidad– puedan sumarse a estas comunidades y postular a unas viviendas", expuso Sauer.

Reubicación. La idea es que se les pueda reasentar, sea en Itá o en Luque. Comprenden –dijo– que una familia indígena en zona urbana sobrevive con empleos informales, por lo que sus lugares de residencia varían permanentemente.

"Tenemos casos de comunidades indígenas que, si bien están asentadas en propiedades regularizadas, la movilidad es muy importante porque depende del empleo que van teniendo", señaló sobre la experiencia en el área rural con las más de 3.000 viviendas que entregaron a nivel nacional.

En este caso, gestionarán con el Indi las familias que están en condiciones de reasentarse en alguno de los dos asentamientos habilitados para este proyecto habitacional.

"También hay toda una cuestión cultural que debemos discutir, en torno a que las comunidades en estos lugares acepten que vengan familias de otras etnias", resaltó la idiosincrasia de los nativos y que deben respetar. La mayoría de las familias indígenas que deambulan en Asunción y que viven en inquilinatos clandestinos son de la parcialidad Mbya, por lo que –a priori– resultaría más conveniente su reubicación en la comunidad de esa etnia en Luque.

Aún no tienen idea acerca de cuántas viviendas harán. Una vez que se presenten los proyectos, verificarán la calidad del suelo y su viabilidad, a saber si son aptos para edificar casas.


Embed


Con el Indi veríamos a las familias que están en condiciones de reasentarse en esos asentamientos. Adolf Sauer Senavitat

Dejá tu comentario