Política

Senaduría vitalicia seguirá siendo un dolor de cabeza en próximos periodos

Muchos creen que la Constitución es bastante clara en el sentido de que los ex presidentes no pueden ser senadores activos. Otros insisten en una reforma para eliminar la figura creada en el año 1992.

El artículo 189 de la Constitución ha sido de vuelta desempolvado y ha formado parte de todo tipo de interpretaciones y conjeturas, cuando que se creía que una situación como la del intento fallido de Nicanor Duarte Frutos en 2008 para jurar como senador activo ya estaba superada.

Este mismo problema se puede repetir en los próximos años y puede seguir siendo una fuente de crisis política si es que no se le pone un freno.

El Senado no sabe cómo salir de ese limbo y pese a que la semana pasada perdió definitivamente fuerza la posibilidad de que Duarte Frutos y Horacio Cartes juren, la discusión queda abierta en torno a que en adelante otra persona vuelva a reclamar el mismo derecho. Esta discusión parlamentaria ocupó las dos últimas semanas desde que Fernando Lugo dispuso no convocarlos para jurar basándose en el artículo 189 de la Carta Magna.

Con esto se impone un análisis de qué soluciones se tejen para que la interpretación sobre este punto, de si los ex presidentes pueden o no pugnar por cargos parlamentarios tras dejar de ser presidentes o si deben conformarse con el título honorífico que les da el vitaliciado “con voz, pero sin voto”.

Los convencionales constituyentes, en su mayoría, consideran que la Constitución es directa y clara sobre su intención de frenar las ambiciones de poder de los presidentes, imponiéndoles varias trabas como la de no ser reelectos y tampoco poder aspirar a un cargo de parlamentario activo.

El ex senador y convencional constituyente José Nicolás Morínigo sostiene que la Constitución fue clara y el intento de jurar como senador activo implica “dejar de lado una atribución que le concede la Constitución”. Añade que en el momento de la elaboración del texto se pensó en el vitaliciado de modo que no puedan “(los expresidentes) volver a pujar por el poder, como el caso que se daría en el Congreso Nacional si ingresan como senadores activos”.

PROBLEMA DE LA CORTE. En el caso de Cartes y Nicanor, en particular, cabe recordar que mediante la impugnación de sus candidaturas en el periodo electoral ya se involucró a los ámbitos jurisdiccionales, los que habilitaron a ambos a ser candidatos y proclamados.

Uno de los constituyentes, en este caso Jorge Seall Sasiain, considera que no se trató la cuestión de fondo y, por tanto, no existe jurisprudencia. Manifestó que la máxima instancia judicial no emitió una opinión de fondo sobre la cuestión y que debe sentar, dado el caso, una postura de acuerdo a la Carta Magna, que impide a los presidentes ser legisladores activos.

Por este motivo y porque las razones jurídicas no son tenidas en cuenta en el ámbito político, lamentó que se recurra “al artículo 23”, es decir, que quien más votos tiene gana la pulseada por sobre la Constitución.

TERCERA VÍA. Juan Manuel Peralta, ex senador y miembro de la Convención Nacional Constituyente de 1992, señaló que como el artículo constitucional respecto a los senadores vitalicios está abierto a interpretación, ni siquiera hay que llamar a una nueva constituyente para aclararlo, sino directamente reglamentar el artículo 189.

Sugirió que eso podría solucionar el problema, añadiendo que Nicanor Duarte Frutos bien pudo haber jurado si antes intentaba lograr el consenso de una mayoría que reglamente la ley.

de vuelta. Nicanor ya pasó por lo mismo en 2008, cuando su situación era más difícil, puesto que debía renunciar al cargo de presidente para no quedar con dos cargos al momento de competir, lo cual no lo hizo. Al terminar su mandato quedó atado al título de senador vitalicio y de allí en adelante, pese a buscar jurar, ya no consiguió reunir cuórum en el pleno. Hoy el gobierno de Mario Abdo Benítez lo ubicó al frente del equipo de transición de Yacyretá, como una fórmula para mantenerlo en el poder.

Cartes. Si bien con pocas posibilidades, el presidente Horacio Cartes espera su turno para intentar jurar. Luego del 15 de agosto quedará habilitado según los que creen que debe ser senador activo, puesto ya no tendrá el cargo de presidente. Los que no, se aferran a que el artículo 189 le impone el cargo de senador vitalicio y le impide ser activo.

Dejá tu comentario