Política

Senado puede dar mazazo al veto de pérdida de investidura

 

La Cámara de Diputados ya dio el primer golpe y esta semana la Cámara de Senadores puede dar el mazazo final y permitir que entre en vigencia la inconstitucional reglamentación al artículo 201 de la Constitución Nacional de la pérdida de investidura.

La Cámara Baja por amplia mayoría rechazó el veto del Poder Ejecutivo y está en manos de los senadores la decisión final. Si en la Cámara Alta también se rechaza el decreto presidencial, el reglamento indefectiblemente entrará en vigencia.

La mesa directiva del Senado se reúne hoy y tendrá que decidir si incluye o no el documento en el orden del día de la sesión ordinaria del jueves. De igual manera, el documento puede ser tratado sobre tablas (en el momento).

Para rechazar el documento, se necesitan 23 votos, número que se tendría, de acuerdo con la postura asumida por la mayoría.

El citado proyecto fue sancionado por el Congreso Nacional, pero vetado por el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, justamente por considerarlo inconstitucional, teniendo en cuenta que los legisladores establecieron la mayoría absoluta para que un parlamentario sea destituido cuando el 201 de la Constitución no establece mayorías calificadas, por lo que el procedimiento hasta ahora se regía por lo dispuesto en el artículo 185 que establece que en los casos que la Constitución no indique las mayorías, se procederá a la mayoría simple.

Es decir, antes de la reglamentación, se precisaba nada más que la mitad más uno del cuórum, que en Senado era de 13 legisladores y en Diputados, 22. Ahora en la Cámara Alta precisarán 23 y en Diputados 41 votos.

También se aprobó que la cantidad de firmas para la presentación de un pedido de pérdida de investidura se eleve a 20 firmas en el caso de Diputados y 12 firmas en caso de los senadores. Sin el reglamento, con la firma de un solo legislador se puede presentar un pedido de pérdida de investidura.

En la Cámara de Diputados está parada la solicitud de la pérdida de investidura del liberal Carlos Portillo, por traficó influencias, delito por el cual fue imputado.

Asimismo, para mañana la diputada liberal Celeste Amarilla anunció la presentación de pérdida de investidura contra los colorados Ulises Quintana y Tomás Rivas y un nuevo pedido contra Portillo.

Rivas usó dinero de la Cámara Baja para pagar a sus caseros y Quintana estuvo preso por 10 meses, por varios delitos que se le imputan, entre ellos tráfico de influencia.

Hasta ahora, solamente en el Senado se pudo concretar la pérdida de investidura de los senadores, entre ellos los colorados Víctor Bogado y Óscar González, y el liberal Dionisio Amarilla fueron despojados de sus investiduras y perdieron sus bancas por hechos de corrupción, mientras que el de Unace Jorge Oviedo Matto renunció antes de ser destituido por sus pares.

Dejá tu comentario