Política

Según experto, cambiar rol a FFAA es tendencia mundial

 

El coronel retirado Édgar Emilio Servín indicó que “una probable intervención en territorio interno no significa un cambio en la esencia de la profesión militar. Implica sumar una o más misiones específicas”.

Fue lo que manifestó el profesional militar en su cuenta de Twitter en el marco del debate que está generando el anuncio del presidente Mario Abdo Benítez, de que esta semana planteará al Congreso una enmienda constitucional para que los militares cambien su rol y se involucren en la lucha contra el crimen organizado en todo el territorio para ayudar a combatir la ola de inseguridad reinante.

“Implica un proceso de reforma en la educación y del entrenamiento militar. Para ello se precisa de una reforma curricular. Se debe contar con pedagogos y de un probable apoyo internacional”, agregó Servín, quien en una charla con Radio Monumental 1080 AM ya había señalado que es factible y tendencia mundial que las Fuerzas Armadas se involucren en el combate contra grupos armados y el crimen organizado.

POLÍTICAS PÚBLICAS. “La intervención militar debe estar enmarcada dentro de Políticas Públicas de Seguridad definidas en los siguientes programas: objetivos operacionales definidos, tiempo, talento humano y recursos presupuestarios específicos, y evaluación de sus efectos”, afirmó además el militar retirado, explicando que “sin políticas públicas definidas, un cambio de paradigma educativo, cooperación internacional y sin el control político; se puede exponer a las Fuerzas Armadas a un error histórico y catastrófico”.

“Va a ser tendencia mundial que las Fuerzas Armadas se involucren con más fuerza en operaciones de seguridad interna”, había opinado Servín a Radio Monumental al ser consultado sobre lo que planeó el presidente.

A criterio del profesional en materia de seguridad, con la aparición de grupos criminales como el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), las fuerzas militares debieron volver a mirar cómo solucionar el problema que afecta al norte del país.

Añadió que el Estado, con la aparición de grupos criminales, perdió el monopolio de la fuerza y no ejerce el control.

“El EPP instaló un conflicto asimétrico que comenzó a activar células violentas que no solo tiene que ver con las luchas que ellos reivindican, sino que con otro tipo de cuestiones”, reflexionó.

Para Servín, las personas que estén al frente de los organismos de seguridad deben tener olor a biblioteca, a tecnología y a pólvora, ser gente buena y formada.

Además, mencionó que es necesario que se cuente con la tecnología necesaria para inhibir a tiempo los ataques.

“Acá tenemos calzonudos, con el perdón del término, dirigiendo, cuando vos necesitás de hombres con capacidad y acción”, cuestionó.

Dejá tu comentario