Nacionales

Secuelas del ataque policial a bus escolar: "Siento mucho miedo y temor"

Las mujeres que viajaban en el transporte escolar baleado por policías, y en el que resultaron heridas dos niñas, hablaron sobre las secuelas que dejó esta fatídica experiencia en sus vidas. Ambas expresaron que tienen temor de retomar sus actividades laborales pese a sus necesidades económicas.

Norma Velázquez, conductora del transporte escolar y Andrea Gavilán hablaron este domingo durante el programa AAM, emitido por NoticiasPy. Las dos mujeres detallaron las secuelas que quedaron en ellas tras aquel episodio.

"Siento mucho temor", fueron las primeras expresiones de Gavilán, quien trabajaba como guarda en el bus baleado por efectivos policiales y en el que viajaban, en ese momento, tres niñas; dos resultaron heridas.

Nota relacionada: Cambios en la Policía tras balazos a niñas en procedimiento irregular

Luego de una breve pausa en su relato y aspirando aire para continuar hablando, ella reafirmó que nunca más se sentirá segura.

"Incluso fui (días después) a la Comisaria, miré al comisario y tuve miedo. Ellos no nos socorrieron. Ningún policía se acordó (tras la balacera) de nosotros. Nos quedamos en la lluvia y todos los policías desaparecieron”, expresó.

Embed

Por su parte, Norma Velázquez señaló que está intranquila y que incluso duda si podrá volver a trabajar.

“Ojalá que más adelante olvidemos lo que pasó. Trabajar con niños es lo más lindo y ojalá que ellos nos ayuden a superar. Yo no me siento bien”, dijo con una voz entrecortada al rememorar aquella traumática tarde.

Más detalles: Fiscalía levanta 50 vainillas servidas tras disparos de policías a transporte escolar

El funesto hecho ocurrió el pasado lunes cerca de las 18.00 cuando el trasporte escolar se dirigía a la vivienda de su última pasajera, en el barrio Cañada de Areguá, Departamento Central.

Velázquez estaba al mando de una Toyota Noah que diariamente llevaba a 15 niños a instituciones escolares. En ese ínterin, fue perseguida y baleada por efectivos policiales. La Fiscalía recogió al menos 50 casquillos de bala.

Lea más: Víctima relata cómo fueron baleadas por policías en Areguá

Por este caso, los agentes policiales Néstor Gerardo Vázquez Guerrero, de 33 años, y el suboficial Jorge Manuel Cañiza, de 27, fueron imputados por lesión grave, tentativa de homicidio doloso y asociación criminal.

Por la última causa se abrió además un proceso contra los otros tres uniformados involucrados: Cristian Llanes Servín, Marcial Flores Gauto y Mario Luis Fariña Echeverría.

Tras el hecho, la Comandancia de la Policía Nacional ordenó un sumario contra los cinco agentes policiales. Además, el director policial de Central, comisario Justo Ojeda, fue reemplazado por el comisario Carlos Aguilera y en Investigación de Delitos de la misma zona asumió el comisario Germán Arévalos, en vez del comisario Nelson Alderete.

Dejá tu comentario