Política

Seall Sasiain vaticina que prevalecerá el “artículo 23”

El abogado constitucionalista Jorge Seall Sasiain lamentó ayer todo lo que está aconteciendo en la Cámara de Senadores, donde una mayoría coyuntural pretende incorporar al ex presidente Nicanor Duarte Frutos como senador activo, cuando la Constitución Nacional establece claramente en su artículo 189 que los ex presidentes de la República “serán senadores vitalicios”.

El jurista refirió que las resoluciones del Senado son funcionales a la mayoría que existe, y allí no importan las leyes o los mandatos constitucionales. Dijo que “algo de eso debe haber con la nueva composición del Senado”, ya que probablemente el acuerdo para elegir a las nuevas autoridades fue en base al juramento de Nicanor.

Por ello, manifestó que en la Cámara Alta “se aplicará el artículo 23”, aludiendo a los 23 votos que son necesarios para resolver discrepancias en el Congreso. Señaló que las argumentaciones jurídicas no son válidas, y que lo que cuentan son los votos.

“No sé si Mirta Gusinky se prestó a la jugada política de los oficialistas”, dijo Jorge Seall, reflexionando sobre la situación de la citada legisladora colorada, quien podría ser destituida para que Nicanor jure en su reemplazo.

Irregular. Asimismo, el abogado apuntó que el amparo promovido por Duarte Frutos para jurar como senador activo fue resuelto a base de irregularidades.

“Lo único que yo veo (...), desde el punto de vista jurídico constitucional, si la base de la impugnación al juramento de Mirta Gusinky estriba en el ‘amparo’ del día de ayer (por el viernes), yo creo que habría serios reparos a un amparo insólito”, señaló Seall Sasiain.

Sucede que el plan de los senadores es analizar el amparo concedido por la magistrada María del Carmen Novais al ex presidente Duarte Frutos, para que este pueda jurar como senador activo. Sin embargo, Jorge Seall Sasiain argumentó que el documento de la jueza no es correcto.

Explicó que el amparo fue otorgado en abierto desconocimiento del Derecho, basado en una figura que fue expresamente derogada del código hace más de 23 años. “Eso es gravísimo, lo cual hace muy atacable ese amparo, por el hecho que en ningún momento cita en qué norma del código le permite hacer eso”, lamentó el abogado.

Agregó que la medida cita artículos generalísimos, y la parte resolutiva es excesivamente escueta, “cuestionable, defectuosa, incompleta, por no decir improcedente”, porque en el amparo el juez debe ser mucho más explícito.

El jurista insistió en que el Senado, si tiene asesores jurídicos, dirá que es un amparo improcedente y no lo tendrá en cuenta. Asimismo, apuntó que la nueva mayoría de senadores pretende dejar el precedente del juramento de Nicanor para que el presidente Horacio Cartes también se sume al Senado activamente.

Dejá tu comentario