Interior

Se oponen a desalojo antes que se aclare caso de restos óseos

 

Alarmados por la versión de un supuesto intento de desalojo con orden judicial, unos 500 sintechos del Asentamiento del Terror salieron ayer a la avenida Mariscal López a quemar neumáticos usados, obstaculizando el tránsito de vehículos.

El dirigente social Rafael Esquivel, alias Mbururu, afirmó que sus compañeros no dejarán que se ejecute una orden de desalojo, antes que se aclare la situación de los restos óseos hallados por ellos en la que era casa del ex dictador Alfredo Stroessner.

La Policía les informó que no existía ninguna orden judicial, lo que calmó los ánimos y se reunieron en la entrada de la propiedad, exhibiendo carteles en las que señalaban sus reivindicaciones.

Con relación a los restos óseos humanos, Rogelio Goiburú, presidente de la Comisión de Desaparecidos, informó a los medios de comunicación que recién el martes se constituirán al inmueble, para verificar los restos, teniendo en cuenta que dicha comisión es multidisciplinaria y solo para ese día podrán viajar todos los integrantes.

Los sintechos se reunieron en el acceso principal del inmueble, ocupado desde el 24 de agosto pasado, donde también se produjo el hallazgo de varios cráneos en una de las dependencias del antiguo edificio el miércoles último. Allí incluso prohibieron la salida de sus propios compañeros, a través de un sistema de guardia que establecieron en el lugar, según las denuncias.

La propiedad está enclavada a orillas del río Acaray y era la casa de veraneo del ex presidente, que luego pasó supuestamente a la firma Sur Inmobiliaria, empresa de la familia del ex dictador. Sin embargo, la asesoría jurídica de la Municipalidad de CDE sostiene que es inmueble municipal, a raíz de la expropiación por parte del Estado.

Dejá tu comentario