Deportes

Se dieron la mano

Libertad tuvo que resignarse con la paridad a un tanto anoche con Universitario.

Ambos pasan a ser los clubes con mejores producciones en la llave 4 de la Libertadores.

El Gumarelo deja en suspenso su clasificación a la otra ronda. La representación peruana estuvo bien ordenada.

El fútbol, si se lo puede llamar como tal, que trató de exhibir Libertad en el primer acto fue, sin ninguna duda, para el olvido. El Universitario, por su parte, aprovechó la desesperación y lo que hizo fue mover la pelota y buscar los costados para llegar.

Los delanteros liberteños estuvieron huérfanos de asistencia y además nerviosos.

LA LEVANTADA. Cuando esa mala racha que tiene en el torneo casero la estaba trasladando Libertad en la Copa, llegó el gol que parecía el de la victoria. El tanto que se esperó por cinco partidos.

Fue un bombazo de Víctor Ayala, quien le dio un patadón al balón y el esférico llevó hasta la mano del portero incaico Raúl Fernández. Fue un alivio no solo para los componentes del cuerpo técnico, el plantel y la directiva sino también para esa afición que comenzaba a gritar improperios. Es cierto, el albinegro no hizo una exposición futbolística brillante, pero mantuvo en su poder el balón y dominó las acciones en el complemento.

LA SORPRESA. Universitario nunca se dio por vencido y siguió confiando en que podía llegar a la paridad. En una de las últimas jugadas del partido y a falta de 4' para el final, Luis Ramírez, quien tuvo una fugaz pasantía, encontró una pelota en el área y definió con mucha calidad. El resultado es el reflejo de que los protagonistas se dieron la mano.

Dejá tu comentario