Economía

Se desata debate sobre la eficacia de la Comisión Asesora para Itaipú

 

La Comisión Asesora para la Revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú generó incertidumbre y polémica desde antes de su primer encuentro, pues fueron invitadas a participar 34 personas de distintos ámbitos, de las cuales se presentaron 29.

Varios participantes aseguraron que será difícil lograr un consenso, principalmente por la gran cantidad de personas y por los antecedentes que tienen algunas de ellas.

El abogado constitucionalista Hugo Estigarribia, invitado para la comisión, aseveró que el equipo está conformado por “tirios y troyanos”, puesto que algunos integrantes no defendieron la causa paraguaya en el pasado. Ananalizará si seguirá en la comisión.

“Es un grupo muy heterogéneo y veo difícil mezclar a los ingenieros denominados como 60 Hz, tildados con exposiciones probrasileristas, con los de 50 Hz, tildados de posiciones paraguayistas. Esperaba encontrar un elenco de gente que siempre ha tenido posición de defensa de los intereses paraguayos. Ahí veo la falla”, destacó.

Mencionó que la comisión no tiene mucha credibilidad, pues algunos tuvieron posturas lesivas para el Paraguay al defender el acta bilateral de Itaipú para la compra de potencia (ya anulada) o el acuerdo Cartes-Macri.

Añadió que llevó estos cuestionamientos a la mesa durante el primer encuentro, realizado el martes pasado, y entregó una nota al canciller Antonio Rivas, pero hasta la fecha no obtuvo respuestas.

“Agradezco que me hayan invitado y que hayan dicho que es una comisión de notables. Pero también hay muchos notables favorables a los intereses contrarios a Paraguay. Todos tienen derecho a una postura, pero con ellos ya no podremos tener un asesoramiento adecuado”, dijo.

SOMOS ASESORES. Mario Paz Castaing, ex senador y convocado como asesor, expresó que en la primera reunión solo se tocaron aspectos metodológicos. Si bien considera que será difícil lograr consenso, cree que no es imposible y hasta ahora no es obstáculo para trabajar, a pesar de las disidencias.

“Es un grupo diverso y habrá personas que puedan ser materia de algún comentario u objeción. Si hubiera alguna duda en el mecanismo, revisaríamos lo que estamos haciendo”, enfatizó.

Acerca del pedido de conformar una comisión negociadora, el ex congresista aseveró que la invitación fue clara, y es para ser asesores multidisciplinarios.

CONSENSO ES POSIBLE. El economista Fernando Masi, uno de los referentes de este ámbito en la comisión, indicó que es posible llegar a un entendimiento, más allá de la cantidad de participantes. Mencionó su experiencia en los grupos de negociación del Mercosur, donde en el Grupo de Mercado Común suele haber muchos profesionales de distintos sectores, de cada país, e igual se logra un consenso.

“En el Grupo de Mercado Común tienen que participar técnicos de Cancillería, de Hacienda, del Banco Central, de Industria y Comercio. Los temas que se tratan son diversos y además hay varios subgrupos. Cada país tiene su Grupo de Mercado de Común y cuando se llega a las reuniones, lleva consensuada la posición que debe defender para cada tema. Lo del Mercosur es un ejemplo más cercano de cómo gente de diversas áreas participa y llega a un consenso”, expresó.

Masi apuntó que los diálogos por la negociación de Itaipú eventualmente irán teniendo su propia dinámica con el correr del tiempo, por lo que estima que puede llegar a consenso. Remarcó que esta cuestión no es meramente eléctrica, sino que merece la atención de profesionales de distintas áreas.

Relató que, en el primer encuentro, la Cancillería Nacional explicó que se estarían dando charlas de expertos de cada área.

Analizar el Tratado y no solo Anexo C

Hugo Estigarribia manifestó que, s
Analizar el Tratado y no solo Anexo C

Hugo Estigarribia manifestó que, si bien esta comisión se enfoca solo en el Anexo C, nada impide que se converse para modificar y actualizar el Tratado.
Al respecto, consideró que fue un buen criterio de los directores Ernst Bergen (Paraguay) y Joaquim Silva e Luna (Brasil) para elaborar la nota reversal que permita el ingreso de los órganos contralores.
A su entender, pese a que un tratado internacional está por encima de las leyes nacionales (segundo lugar en la prelación), la Constitución Nacional es contundente cuando indica que la Contraloría General de la República (CGR) debe llevar adelante las auditorías.
Por otra parte, cuestionó los polémicos e históricos gastos sociales, que se empezaron a incluir en las gestiones pasadas, pues los mismos son utilizados discrecionalmente y sin especificaciones.
“Ahora se va a renegociar el Anexo C, pero el Tratado se puede modificar en cualquier momento”, apuntó finalmente.

Dejá tu comentario