Interior

Se avivan llamas tras el paso del viento norte

El fuego se reavivó y oenegés ambientalistas urgen declaración de emergencia nacional. Las previsiones dicen que se esperan lluvias importantes recién para diciembre

La situación se agrava en el Chaco, y el fuego se extiende también hacia el Norte, poniendo en jaque a los pobladores. Preocupa además la escasa probabilidad de lluvias en las próximas semanas. La tarea de aplacar los focos de incendio sigue sin cesar y todos los esfuerzos están centrados en esa labor, incluso el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, suspendió un viaje a Roma, Italia, para trabajar de cerca con el ministro de Emergencia, Joaquín Roa, y su equipo.

El calor intenso y el viento norte son preponderantes para que se vuelvan a intensificar los focos en Alto Paraguay, donde el fuego ya afectó a más de 120.000 hectáreas, según el último reporte del Instituto Forestal Nacional (Infona).

La situación agrava la crisis forestal y con la ausencia de lluvias aumenta la posibilidad de más focos, pero lo más grave es que el fuego se produce cerca de la población causando pánico en los habitantes de Fuerte Olimpo.

“Esto es muy grave, necesitamos más apoyo, el fuego ya devoró 125.000 hectáreas solo en Agua Dulce. Advertimos hace cuatro días que esto se venía. Nosotros jamás bajamos la guardia”, expresa en su página de Facebook la Asociación Agropecuaria Agua Dulce, que también activa en la zona.

CONJUNTO. En este sector, los estancieros del núcleo de producción también combaten el incendio conjuntamente con las instituciones del Gobierno en el Cerro Chovoreca, que pone en riesgo la ganadería y a los habitantes.

Advierten que en un par de días “habrá viento favorable, pero luego cambiará y volverá el viento norte, “y la historia se repetirá, tenemos la experiencia para afirmar”, comentan y agregan “que Dios no quiera que sucedan víctimas fatales para que recién ahí el Gobierno declare emergencia nacional”, advierten.

Nevercindo Bairros Cordeiro, presidente de la Regional Chaco de la Asociación Rural del Paraguay, dijo que es necesario que se declare la emergencia nacional, para facilitar que el Gobierno pida apoyo de otros países, “incluso ya sabemos de dónde conseguir un avión grande y existen países que están dispuestos a ayudar para combatir el incendio forestal (...) y estamos muy preocupados porque la previsión de lluvias recién para diciembre tenemos y eso va cada día complicándose más”.

Expresó que es momento de olvidar las diferencias “y unirnos para cuidar el medioambiente y los intereses de los productores”.

APAGAN FUEGO. En la cercanía de María Auxiliadora en Fuerte Olimpo, un avión hidrante brasileño se encuentra realizando maniobras para sofocar el fuego que se produjo el domingo en la estancia Pensilvania, sitio desde donde los peones salieron huyendo para salvarse. El equipo de militares de Comando de Ingeniería, que trabajan en la reparación de la ruta de Toro Pampa, también colaboran en la causa llevando agua y combustible en camión cisterna para abastecer a la aeronave que hace el rociado para apagar el fuego.

En el aeropuerto de Fuerte Olimpo también se registró un incendio en la noche del domingo; en el sitio se quemaron pastizales y casi alcanzó la estación meteorológica de la Dinac, pero afortunadamente se controló el fuego.

SEQUÍA. En las comunidades tierra adentro, tales como Toro Pampa, San Carlos, María Auxiliadora y Sierra León, camiones cisternas de la SEN, MOPC y la Gobernación de Alto Paraguay, y el acompañamiento del MEC realizan la tarea de llevar el líquido vital a los habitantes, además cargan aljibes y tanques de agua de instituciones educativas y puestos de salud, pues en esta parte del Chaco, la sequía aprieta a los vecinos que soportan altas temperaturas que llegan hasta los 42º centígrados.


.

Incendio amenaza a Laguna Blanca
Un voraz incendio ya consumió más de 200 hectáreas de bosques pertenecientes a Rancho Laguna Blanca. A pesar de los intensos trabajos del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Rosa del Aguaray, el fuego sigue avanzando y apeligra la reserva natural del lugar. Hoy se acoplaron bomberos de otras ciudades y de la capital, la lucha es tenaz, debido a que los camiones bomberos no pueden ingresar al lugar por el arenal que existe en la zona. Esta propiedad tiene más de 1.000 hectáreas, con un bosque tupido y en ellos una reserva natural, donde desde el viernes aparecieron focos de incendios que luego fueron extendiéndose a pesar de los esfuerzos de los bomberos. En la mañana de ayer, las llamas se expandieron rápidamente por efecto del viento norte, y rápidamente está consumiendo todo lo que encuentra a su paso.
Gustavo Ayala, bombero de Santa Rosa, señaló que están trabajando arduamente, pero que el fuego se extiende rápidamente, “trabajamos con mochila y guacha, nuestros camiones no pueden ingresar porque hay un arenal, estamos recibiendo apoyo de otros bomberos, tenemos que sofocar esto porque hay poblaciones cerca y podrían ser afectados por el fuego”, explicó Ayala.

Dejá tu comentario