Interior

Santa Elena es una apacible ciudad que espera a los visitantes

 

En estos últimos años la apacible y laboriosa localidad cordillerana de Santa Elena, se sumó al quehacer turístico, con el esfuerzo de sus pobladores y las autoridades, para otorgar a la ciudad un toque curioso y atractivo, digna de ser frecuentada en esta Semana Santa por los compatriotas y extranjeros.

Esta ciudad exhibe actualmente una fachada basada en la creatividad, en lo natural construyendo sitios de descanso, lugar donde uno puede disfrutar del campo abierto, interminables praderas para servirse un rico y fresco tereré, ya sea con los amigos y las familias.

Santa Elena merece ser visitada y apoyada por lo que sus pobladores hicieron para poder estar también desde ahora en las carteleras de las ciudades turísticas e históricas, que predominan en la región cordillerana.

Santa Elena presenta a los visitantes su gran portal de acceso a la ciudad, donde se lee una leyenda que dice. “Santa Elena. Perla Cordillerana”, así como un caminero con frondosos árboles. Cuando se va ingresando al distrito, se observan letras corpóreas que nombran la localidad.

Ciudad de Santa Elena
Santa Elena se prepara para recibir a turistas.
Santa Elena se prepara para recibir a turistas.

Accediendo a la ciudad nos encontramos con varios lugares construidos para hacer un alto en el camino y que son postas con techos de paja, para el descanso, así como sitios con bancos, sillas o sillones confeccionados totalmente en maderas rústicas, dándosele el nombre de “Pytu’uha” (Lugar de descanso).

También se tienen parques infantiles. Por la noche, las calles céntricas de la ciudad están cubiertas con techos de luces que le dan una claridad que invita a dar un paseo con la familia.

Se llega a Santa Elena por ruta asfaltada; dista a 98 km de Asunción El intendente municipal, Dr. Miguel Olmedo, informó que a los trabajos hechos suma el funcionamiento ya de 8 posadas turísticas, con un total de 40 camas para usufructo de los visitantes

Las calles están adornadas con plantas moldeadas, y los letreros de comercios y nombres de las calles son de maderas rústicas que les dan sencillez y naturalidad.

Dejá tu comentario