Opinión

Sanciones

 

En el Reino Unido están adoptando una medida para descongestionar el tráfico, por lo menos en zonas escolares. El municipio de Birmingham fue el último en sumarse: Se prohíbe a los padres estacionar frente a las escuelas y colegios para bajar y recoger a sus hijos en horario escolar, so pena del pago de una multa en caso de incumplimiento.

La intención es brindar seguridad a los estudiantes, descongestionar el tráfico, mejorar la calidad del aire y promover la caminata, según reportó la BBC. Un proyecto que bien puede adoptarse en nuestro país.

Si bien es entendible que la falta de presupuesto para ejecutar obras es un gran problema, hay acciones que se pueden realizar para hacer de la capital del país un lugar habitable.

Pensar en acabar con los cuidacoches requiere de un consenso político más profundo, que abarca acciones de todo el Gobierno Central, entiéndase Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. No se puede eliminar la pobreza por decreto o por resolución municipal, pero sí se pueden aprobar leyes y ejecutar políticas públicas que ayuden a las personas a salir de la pobreza.

Pero hay acciones que sí se pueden realizar haciendo algunos cambios mediante el trabajo conjunto entre la Intendencia y la Junta Municipal. Una de ellas es ordenar el tráfico. Y para ello, se puede capacitar a parte del personal administrativo que hoy está ocioso para que ayude a mejorar la circulación vehicular.

Esto puede ir acompañado con una normativa que permita destinar parte del monto recaudado por las multas como pago adicional a los miembros de la Policía Municipal de Tránsito (PMT).

No es difícil y para lograrlo se puede pedir el asesoramiento de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET). Los yaguaretés eran funcionarios conocidos por cobrar coimas a los contribuyentes en falta, y era casi imposible pensar en acabar con esa práctica.

Hoy día, es raro escuchar que algún funcionario de la SET haya cobrado coima por controlar a las empresas. Si a nivel nacional se pudo, ¿por qué no se podría a nivel municipal?

Con mejores controles a los PMT e incentivos reales en sus salarios, harían bien su trabajo. Y los automovilistas cumplirían las normas de tránsito, porque de lo contrario deberían pagar una suma elevada por transgredir las normas, so pena de perder su licencia de conducir ante reiterados incumplimientos.

Otra acción que podría llevar adelante la Municipalidad es descontar el pago de impuestos a aquellas personas o empresas que colaboren con el cuidado de las calles y veredas.

Tanto los descuentos en el pago de tributos como las denuncias en caso de que no lo hicieren deberían ser públicas, sometidas al control ciudadano. Así, se podría denunciar a una empresa que intente aprovecharse, y la sanción podría ser el triple de lo que debería pagar de impuestos en caso de incumplimiento, con posibilidad de denunciarlo judicialmente.

Aunque son ideas perfeccionables, ya no podemos seguir viviendo en la época colonial, donde la suciedad, el desorden y la ley del mbarete son la constante.

Siempre habrá un grupo dispuesto a trabajar para que la ciudad esté mejor. Estoy segura de que ideas sobrarán para devolver a Asunción su belleza natural.

Mientras se realizan acciones pequeñas para comenzar a ordenar la ciudad, hay que empezar a pensar cómo obtener dinero para achicar el número de funcionarios que prestan servicios en la Municipalidad. Exigencias que impliquen exámenes periódicos para ascender, sumarios administrativos a quienes incumplen las normas y premios para quienes se destacan.

Ya no se puede seguir viviendo en una ciudad que repele a sus habitantes y visitantes por la suciedad y el caos en el tráfico. Por eso, quien asuma la Intendencia de Asunción el próximo año debe llegar con un plan concreto y realizable a corto plazo, y concretar un acuerdo político que le permita trabajar sin contratiempos por la Madre de Ciudades.

Dejá tu comentario