Política

Rivas tenía en su poder las planillas de asistencia de caseros

Además, el parlamentario colorado Tomás Rivas también se encargaba de controlar y avalar con su firma la asistencia de los tres caseros. Hasta la fecha el legislador no fue desaforado.

El diputado colorado Tomás Rivas tenía en su poder las planillas del registro de asistencia del personal a su cargo en la Cámara Baja. En este caso, de Reinaldo Chaparro Penayo, Lucio Romero Caballero y Nery Antonio Franco González. Los tres figuraban como funcionarios de dicha institución, cuando en realidad eran empleados particulares del legislador, según refiere la acusación fiscal que fue presentada el 16 de noviembre pasado por estafa y cobro indebido de honorarios.

Además, el parlamentario se encargaba de controlar y avalar con su firma la presencia de los mismos, según informó el director general de Recursos Humanos de la Cámara Baja, Julio César Arévalos Prieto, al Ministerio Público.

El escrito también señala que las planillas eran enviadas a fin de mes a la dependencia mencionada y quedaban archivadas. Posteriormente se remitía un resumen a la Dirección de Administración y Finanzas, en los casos de ausencias sin justificación para el descuento correspondiente.

PERICIAS DOCUMENTOLÓGICAS. Según la acusación fiscal, las planillas fueron firmadas todas de una vez, y esta circunstancia coincide con la declaración de Arévalos Prieto, que señala que las planillas se encontraban en poder de Rivas para la rúbrica de los funcionarios.

Así también resalta que la pericia documentológica concluyó que ni si siquiera coinciden las letras de las personas que graficaron las horas de entrada y salida de los acusados en las planillas de asistencia, lo que da como conclusión que fueron realizadas por distintas personas y no por quien debía lógicamente estampar la hora de entrada y salida.

Por otra parte, la Fiscalía recolectó otras evidencias que incriminan a los caseros, como testimonios, informes bancarios e informes técnicos de registros de llamadas. Esto último advierte que Chaparro, Romero y Franco en ningún momento estuvieron en sus puestos laborales en la Cámara de Diputados, ni siquiera en el microcentro asunceno, durante los días en que el diputado Rivas participó en sesiones ordinarias y extraordinarias en el recinto parlamentario, entre julio de 2016 y marzo de 2017.

En realidad, Chaparro era casero del parlamentario en la casa de Lambaré, Romero trabajaba en la estancia de la familia del legislador, ubicada entre los distritos de Mbuyapey y María Antonia (en Paraguarí), y Franco era empleado de un comercio familiar de Rivas en el centro de Ybycuí.

La causa penal se abrió luego de las publicaciones de Última Hora.

IMPUTADO, PERO CON FUEROS. El congresista cartista está imputado, pero aún cuenta con fueros parlamentarios, por lo que no se sometió al proceso penal. A raíz de esto, la Fiscalía no puede realizar actos investigativos sobre su participación en el hecho.

Dejá tu comentario